Televisión

La escena inédita de ‘Friends’ a la que Matthew Perry se opuso

El actor de la sitcom más popular de la historia demostró máximo respeto por la comunidad LGTBIQ+ al rechazar la grabación de una “escena gay”

A dos semanas del fallecimiento del popular actor, la icónica serie de los años 90 demuestra una vez más la marca imborrable que ha dejado en la cultura pop. Sin embargo, y a pesar del carácter sarcástico de la serie, detrás de momentos de risas y amistad, se esconden intrigantes anécdotas que salen a la luz.

Entre ellas, la decisión de Matthew Perry, conocido por su papel como Chandler Bing en Friends, de negarse a grabar una escena. La negativa de Perry a la grabación de la misma sirve como ejemplo de respeto y conciencia en el mundo del entretenimiento y, sobre todo, señala la importancia de contar con una buena representación LGBTIQ+ en televisión.

El episodio olvidado

A lo largo de las 10 temporadas de Friends, la serie abordó diversos temas relacionados con la amistad, el amor y la diversidad. Sin embargo, existe una escena que nunca llegó a las pantallas de sus más fieles seguidores.

Protagonizada por Matthew Perry, la escena omitida de la cual hemos podido saber gracias al libro «Generation Friends: An inside look at the show that defined a television era», presentaba un encuentro cómico entre Chandler Bing y un personaje gay que inicialmente estaba destinado a resaltar estereotipos que hoy en día serían considerados insensibles.

Friends / Gtres

En la escena este encuentro tenía lugar cuando Chandler iba, como no en secreto, a un bar de ambiente gay conocido por sus exquisitos sándwiches de atún y queso. El actor consideró que el episodio habría mostrado a un hombre heterosexual en un entorno repleto de estereotipos, lo cual sólo podría desencadenar en una lista de chistes baratos y ofensivos para cierta parte de la audiencia.

La negativa de Matthew Perry no se hizo esperar. La decisión de la estrella de negarse a grabar la escena respondía a un compromiso con la representación respetuosa de la comunidad LGTB+. En una industria donde los estereotipos a menudo prevalecen, el actor optó por ser una voz contraria, mostrando una gran sensibilidad hacia la forma en que ciertos elementos podrían perpetuar percepciones equivocadas sobre la comunidad. Esta negativa fue toda una declaración de intenciones, un acto valiente realizado en un contexto muy distinto, que demostró la importancia de la responsabilidad y la consciencia en la creación de contenido.

El Cambio de Paradigma en la Cultura LGTB+

La declinación del actor canadoestadounidense marcó un hito en la representación de la cultura LGTB+ en los medios de comunicación. En una época en la que la televisión aún estaba explorando cómo retratar de una manera adecuada a la comunidad LGTB+, la decisión de Matthew marcó el inicio de una evolución en la percepción y aceptación de la diversidad en el entretenimiento. Su elección destaca la necesidad de cuestionar y rechazar narrativas que contribuyen a la marginación y la discriminación.

Más allá de Chandler Bing, personaje con el que cautivó los corazones de medio planeta a finales de los 90, Matthew Perry nos ha dejado un legado importante. A lo largo de su carrera desafió normas obsoletas y trabajó por una representación más auténtica y respetuosa de la diversidad sexual en la pantalla. Su negativa no solo protegió la integridad del personaje, sino que también contribuyó a cambiar la narrativa en torno a la representación LGBT en la televisión.

No obstante, y aunque el actor descartase esta polémica escena, durante la serie estuvo rodeado por otras narrativas quizá no tan respetuosas con la comunidad. Un claro ejemplo de esto lo vemos en las numerosas ocasiones en las que su personaje fue objeto de burla por “lucir homosexual”. De hecho, en uno de los capítulos sus amigos intentan llevarlo a una cita con otro hombre por sus “pintas de gay”, dejando al descubierto una clara plumofobia.

Pero este no es el único ejemplo. La serie introdujo un personaje trans que, curiosamente, también estaba muy relacionado con Chandler. Este personaje fue presentado como “el padre de Chandler”, y jamás fue aceptado por este último. A lo largo de la serie vemos como Bing nunca acaba de respetar la identidad de su madre y cómo prefiere seguir usando su dead name.

El personaje de Helena se transformó en un intento fallido de visibilizar a un colectivo muy desconocido en la época, generando mucha confusión al mezclar conceptos como personas trans y drag queens.

Helena, la segunda madre de Chandler, durante uno de sus espectáculos en Las Vegas / Foto: Friends Wiki

A pesar de todo, es importante destacar los aciertos que tuvo Friends con respecto al colectivo LGTB+.  Hubo errores, pero también se hicieron las cosas bien cuando, por ejemplo, se introdujo a una pareja lésbica en la serie. En una época en la que la representación del lesbianismo era prácticamente nula, Carol y Susan fueron las encargadas de visibilizar este colectivo mediante un altavoz brutal como lo fue Friends.  Además, a pesar de tratarse de personajes secundarios tuvieron numerosas escenas que mostraban su vida como madres, normalizando así esta realidad.

Carol y Susan/ Warner Bros. Television Distribution

La importancia de narrativas respetuosas

La historia de la escena no grabada de Friends y la decisión de Matthew Perry destacan la importancia de seguir cuestionando y desafiando las representaciones estereotipadas en los medios de comunicación. En un mundo diverso, la cultura LGTB+ merece ser retratada con respeto y autenticidad.

Matthew demostró que la responsabilidad en la narración de historias debe ser un compromiso constante para todos los actores y creadores de contenido. Parece imposible evitar la nostalgia al volver a ver los episodios de Friends. Mirarlos desde la perspectiva actual pero entendiendo su contexto y sabiendo enmarcarla en el mismo es también nuestra responsabilidad como espectadores.

Reconocer y apreciar las decisiones que contribuyen a una representación más inclusiva y respetuosa en la cultura LGBT nos ayuda a seguir progresando. Por eso desde aquí le reconocemos a Matthew la decisión que tomó, decisión que no solo revela su ética profesional, sino que también nos da una pista de su calidad humana y de por qué Chandler Bing quedará siempre en nuestro corazones.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba