Moda Gay

Rubber dolls: hombres que se visten como muñecas

Como una manifestación del travestismo llevada al extremo, los 'rubber dolls' se enfundan en látex para convertirse en muñecas vivientes

El universo del travestismo no se limita al maquillaje, las pelucas, los vestidos y los tacones. Va mucho más allá y supera límites que quizá jamás hubiéramos imaginado. Estamos hablando de los Rubber Dolls.

Si las Drag Queens quieren adoptar la apariencia de una mujer sobre el escenario, el deseo de los Rubber Dolls es ser muñecas próximas al maniquí.

Rubber dolls

Esta práctica consiste en enfundarse en un traje de látex, que se convierte en una segunda piel y proporciona a la persona la apariencia de una muñeca de goma. Se trata de un aspecto artificial que comprende desde una máscara hasta prótesis de pechos, y rellenos en brazos y piernas.

Quienes practican esta tendencia son, en su mayoría, hombres heterosexuales cuya única motivación es convertirse en muñecas en lo que ha sido definido como una “doble vida” derivada de la segunda piel con la que cubren sus cuerpos. Los Rubber Dolls son hombres cisgénero que disfrutan con esta vertiente del travestismo.

Rubber dolls
Incredible Features / Barcroft Media

La ausencia de expresión en los rostros de estas “muñecas” dota a los ‘maskers’ —término también empleado para denominar a los Rubber Dolls— de una apariencia extraña y plastificada, capaz de resultar perturbadora para quienes no conocen o comprenden esta práctica.

El origen de este movimiento se atribuye a Peter Czernich, fotógrafo alemán que ha creado la revista sobre fetichismo Marquis, y que define así a una Rubber Doll:

“Deben vestir totalmente enfundadas en látex y tener los rasgos femeninos muy exagerados. Barra de labios brillante, pestañas superlativas y uñas extralargas. Por lo general, suele ser sumisas, listas para el disfrute de otros”

Al contrario de lo que pueda parecer, el universo de los Rubber Dolls no es totalmente desconocido. El documental Secrets of the Living Dolls, de Channel 4, muestra el ritual de vestuario de estos hombres, que han llevado al extremo el travestismo para exaltar lo artificial y la excentricidad.

Fuente
El Economista
Etiquetas

Rachel Vega

Creo en la creación de historias como herramienta para transformar el mundo y brindar visibilidad a la diversidad que nos enriquece como personas.

Artículos Relacionados

Un comentario

  1. ¡Vaya! con ganas de ver este documental. Entiendo la idea del trasvestismo pero llegar al mundo de buscar la superficialidad de una muñeca… tiene que ver mas con la fantasía. Sera interesante verlo. Publiquen el link si es que lo tienen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X