Cine

¿Y si ‘Carol’ fuera una película de terror?

‘Carol’ (Todd Haynes, 2015) es una de las películas LGBT+ más aclamadas de los últimos años, pero, ¿y si no fuera una historia de amor?

Ambientada en el Nueva York de los años 50, ‘Carol’ narra la historia de amor entre dos mujeres: Carol (Cate Blanchett) y Therese (Rooney Mara), y los obstáculos que tienen que sortear para consolidar su relación. 

Dirigida por Todd Haynes y basada en la novela ‘The price of salt’, de Patricia Highsmith, se ha convertido en un referente cinematográfico para la comunidad LGBT+.

Pero, ¿y si la película no retratase una historia de amor? ¿Y si las tramas virasen hacia un relato oscuro y terrorífico? Como resultado de un ejercicio de montaje, ‘Carol’ cambia de género audiovisual y se convierte en un thriller, donde la banda sonora es esencial para transformar el guión de Phyllis Nagy.

En esta versión de la película, Therese abandona la inocencia que la caracteriza y adopta un rol totalmente opuesto. Su cámara fotográfica es cómplice de su obsesión por Carol, a quien sigue de manera compulsiva, como si se tratase de una acosadora.

Resulta difícil imaginar a los personajes escritos por Highsmith como protagonistas de una historia de terror. Sin embargo, la edición y el montaje permiten transformar una de nuestras historias de amor favoritas en un relato del que, probablemente, nadie quisiera formar parte.

Rachel Vega

Creo en la creación de historias como herramienta para transformar el mundo y brindar visibilidad a la diversidad que nos enriquece como personas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba