Entrevistas

Entrevista a María de OT 2108 «Con lo de mariconez se enfadó mucha gente, pero se enfadó la gente que se tenía que enfadar»

Togayther habla con María Villar ex concursante de la última edición del programa Operación Triunfo: “El auge de la ultraderecha me da miedo... pero a la vez no me siento débil en absoluto”

La pasada semana finalizó la última edición de ‘Operación Triunfo’, una edición con menos audiencia pero más polémicas.

Mucha gente conoce a María Villar, nuestra entrevistada y casi-casi finalista, por estar de alguna u otra manera envuelta en algunas de esas polémicas, pero María ha supuesto mucho más que eso para el concurso: ha sido un derroche de personalidad y actitud, nos ha dado actuaciones como ‘Voy en un coche’ y ‘Amorfoda’ que, seas de aquellos a quienes les han gustado o de los que no, es innegable que quedan para la historia del concurso y, especialmente, ha sido un foco de reivindicación, cuestionamientos y debates en cuanto a derechos y libertades sociales, especialmente feminismo y LGTB+.

De todo esto hemos querido hablar con ella, además de sobre qué sería cantar Bad Gyal en ‘OT’, o lo que supone la fama, o el hate, o el cartel del nuevo Primavera Sound, o su foto con Rosalia y La Zowi, y de temas tan dispares entre sí como la generación millennial y Mojinos Escozíos, C. Tangana y Mario Vaquerizo, Amaia y Skee Mask, VOX y Eurovisión… y hasta la Cruzcampo. Con mucha amabilidad nos recibe vía Skype en el sofá de su casa, y mantiene con nosotros una extensa conversación hasta que el hambre (era ya mediodía) llama a sus puertas.

He visto que en las entrevistas que te han hecho, la cosa ha ido así: pregunta sobre una polémica, luego pregunta sobre otra polémica, luego pregunta sobre otra polémica… no sé si estás un poco cansada de eso. O si hay alguna polémica en concreto de la que te de especial pereza tener que hablar.

No es que me de pereza porque me gusta explicar, disfruto cuando me dan la oportunidad de explicarme, porque, por ejemplo, con todo lo de la “mariconez” no me pude explicar porque estaba dentro y tal, y con el tema de Pablo tampoco he querido pronunciarme mucho porque me parecía darle más bombo a una cosa que yo no creía que tuviese que tener bombo. Pero me alegra que me pregunten para poder hablar sobre feminismo en el lenguaje y otros temas que me interesan.

Yo dudé si preguntarte por lo de Pablo, además de porque ya lo han hecho, porque veo que ya es un poco meterse en vuestra relación…

Tío, que ahora voy a entrevistas y me dicen “bueno, ¿qué, habéis follado ya?”. De verdad, me quedo yo como “buah, eso no significaba que la gente pudiese hablar de mi vida sexual” (ríe). Pero bueno, en parte lo entiendo.

La verdad es que si yo estuviese en un concurso y mi novio, tras dos meses sin verme, viniese a darme un piquito y a decirme “eres la luz que ilumina mis días”, pensaría “uy, a éste le pasa algo”.

(ríe) Es que es exactamente eso, para mí no hubiera tenido ningún sentido, me habría quedado “hostia, ¿qué ha pasado con nuestra relación para que Pablo me trate de repente como si fuera eso, un ser frágil?”. Es un tema que hemos hablado Pablo y yo, la crítica de “oh, no se le puede hablar así a una mujer, como si fuera un objeto!”… no, a la mujer hay que hablarle despacito y con delicadeza para que lo entienda bien y lo pueda encajar, ¿sabes? Están criticando algo y diciendo que es machista usando para ello argumentos machistas.

Togayther es un medio de actualidad LGTB+ así que sí que me quiero detener, claro, en el tema de la mariconez. Al salir de la academia tú ya viste la repercusión que aquello tuvo, toda esa parte negativa. Personalmente me pareció una reacción como muy visceral, muy enfadada, ante lo que al fin y al cabo eran simplemente dos chicos que solo querían poner un debate en la mesa… pero no sé cómo lo ves tú.

Yo es que como lo viví desde dentro tuve una experiencia súper distinta, me explico. Yo lo planteé cuando nos dieron la canción, y lo único que recibí fue apoyo, todas mis compañeras estaban de acuerdo. Que no tenían que haberlo estado, eh, yo he estado en círculos de colegas hablando de estos temas y no todo el mundo está de acuerdo, algunos piensan que el lenguaje es una consecuencia, que es una cosa que no se debe tocar, etc. Ese diálogo lo he tenido muchas veces. En cambio, dentro de la academia no me encontré ese argumento, fue todo muy positivo, además en un principio nos dijeron que se permitía el cambio, así que yo pensaba que estaba saliendo todo de color de rosa. Y luego vi que no, que estaba mucha gente muy ofendida y enfadada (ríe) Pero bueno. Se enfadó la gente que se tenía que enfadar, también te digo.

Hay una declaración con la que me quedé especialmente perplejo y, de hecho, si éste fuese el día siguiente a tu salida de la Academia, posiblemente no te la diría.

(ríe) Ya he visto de todo…

El Sevilla, líder de Mojinos Escozíos, estaba en contra de cambiarla, y para dejar clara su postura consideró necesario soltar “el día de mañana probablemente nadie cante tus canciones”. Esa forma tan bestia de reaccionar que han tenido él y otros me hace pensar que quizás la vaca sagrada que se estaba tocando no era tanto Mecano o los derechos de autor, sino el hecho de cuestionar algo que mucha gente tiene normalizado. El “¿por qué no puedo hacer yo chistes de mariquitas?”, vaya.

Es que es como que se toman a sí mismos demasiado en serio, ¿no? Que una persona te plantee una cosa, que te digan “mira, es que esto hay un colectivo que históricamente ha estado súper oprimido y esto lo reciben de manera negativa” y tu respuesta vaya en plan “¡el arte es sagrado!”, en fin. Es una reacción como muy antigua y, como dices, muy enfadada para lo que realmente es; es simplemente la proposición de cambiar una palabra. Si eso pasase con mi obra, pues diría “buah perdón, tío, la he cagado” y ya está, no me lo tomaría tan a la tremenda. No es tan difícil. No sé, realmente no me había puesto a buscar opiniones de gente concreta, tampoco le quería coger manía a nadie (ríe).

No sé si ves un paralelismo entre la que se formó con este tema y la visión que se tiene de nuestra generación. Se escribieron artículos sobre la “mariconez” esas semanas, y muchos iban del palo “es que los millennials”, “es que los ofendiditos de los millennials”, etc.

Sí, sí, y es un tema que me molesta mucho, tío. “Es que hoy en día no se puede decir nada”, “es que hoy en día la gente se ofende por todo”. No, perdona, la gente se ha ofendido por estas cosas toda la vida, lo que pasa es que no hemos tenido voz para decirlo. Lógicamente a nadie le ha gustado nunca que le llamasen “maricón”. Nunca. Lo que pasa es que ahora estamos en un momento en que podemos reivindicarnos y podemos decir “oye, perdona, tú a mí no me dices esa palabra”. Y ya está. Yo creo que lo que les molesta es que de repente tengamos voz y nos pongamos a criticar ciertas cosas que forman parte de sus costumbres, y “por qué tengo yo ahora que cambiar lo mío”. Es un egoísmo muy rancio.

La verdad es que es gracioso que usen lo de “ofendiditos”, las palabras “censura”, “inquisición” y toda esa parafernalia, cuando al final a quien llevan los tribunales no es al que ha hecho un chiste sobre maricones, sino al que se suena los mocos con una bandera.

Es todo opuesto. Yo creo que están tan desconectados… desconectados o enfadados.

Más allá del tema ‘OT’, me interesaba ahondar contigo en el debate sobre el uso de “maricón”. Vi que fuiste el otro día al programa de Dani Mateo en Yu, y precisamente unos meses antes debatieron allí sobre esto también. Llevaron a Alaska y Mario Vaquerizo, quienes, junto a David Suárez, estaban en contra del cambio. Mario y David defendían que el camino era un poco hacer que “maricón” dejase de significar “tío al que le gustan tíos” y pasase a significar “débil, cobarde, sensiblón”.

¿De verdad?

Sí, sí. Yo voy más por la idea de que “maricón” siga significando “tío al que le gustan otros tíos”, y que eso no se vea como algo malo, ni se use como insulto, ni evidentemente signifique “débil” ni “cobarde”. Porque al niño de diez años en el patio le van a seguir diciendo “maricón”, y lo interesante sería que él pudiese sentir “bueno, me dicen esto pero es que esto no es algo malo”. Pero eso es lo que pienso yo en cuanto a reapropiarse de este tipo de términos, no sé como lo ves tú.

Pues estoy totalmente de acuerdo. Es que mira, la cosa es el uso, y en la canción (NdR: ‘Quédate en Madrid’), “siempre los cariñitos me han parecido una mariconez”, está claro que tiene un sentido negativo ahí la palabra “mariconez”. Nadie puede rebatirme eso, ¿no? Estás diciendo eso, que la mariconez es una cosa, pues eso, débil, mala, fea. Por eso yo no me sentía cómoda diciéndolo, no por la palabra en sí. Si hubiera sido otro contexto, pues mira. También lo hablaba con Miki, que era quien la dijo finalmente. Él me comentaba “mira, es que si yo fuera un hombre homosexual pues podría ver si… pero soy súper hetero, es que no voy a decir esta palabra”. Aunque el pobre al final la tuvo que decir (ríe). No sé, a mí me gustaría que me pusieran un debate con alguno de los que piensa que no se debía cambiar y que no era ofensivo. Es indiscutible que esa palabra ahí tenía un contexto negativo, y yo no quiero contribuir a perpetuar que esa palabra se siga viendo de manera negativa. En fin… ¿y Mario Vaquerizo no es como súper liberal? Es que me estoy quedando flipada, te lo juro.

Él decía en el programa “a mí es que no me molesta que me llamen maricón”. Bueno, es que tú no lo eres…

Claro, no te jode (ríe) Es eso, es entre confusión y negación rancia, ese enfado por algo que no entiendes. Pero es interesante, es guay que se haya dado el debate, yo en ese sentido estoy contenta. En realidad lo piensas y dices, jo, qué momento tan aleatorio que me dieran esa canción y que tuviese esa frase, ¿no? Y mira, yo estoy súper contenta de que se haya debatido eso.

Dejando el tema “mariconez” pero siguiendo con la sexualidad: en esta edición de ‘OT’ ha habido visibilidad del colectivo bisexual, y tú has sido una de las que ha abiertamente lo ha dicho. ¿Piensas que siguen estando muy presentes los estereotipos sobre la bisexualidad (indecisos, viciosos, etc), y que es una realidad que en el fondo la gente no conoce?

100%, es que… (pausa) te iba a decir “aunque cada día vamos mejorando”, pero claro, depende de los círculos en los que te muevas. Yo me siento súper cómoda con mi sexualidad, pero claro, he tenido muchas veces que explicarlo, muchas veces me han dicho eso de “pero habrá alguno que te guste más”… todos esos tópicos. Yo estoy contenta de que Alba, Natalia y yo tratábamos el tema con mucha naturalidad. Claro, dentro de la casa no estábamos pensando “oh, estamos siendo activistas por esto”, pero sí que es verdad que, si lo piensas, la gente no lo suele decir, y menos en la tele. Así que por eso estoy contenta.

Poniéndonos un poco más serios. A ti todo el tema de VOX y las elecciones te ha pillado saliendo. ¿Te da un poco de miedo el auge de, no ya VOX, sino la ultraderecha a nivel internacional? ¿Crees que puede haber un retroceso en cuanto a libertades y derechos que creemos conseguidos?

A ver, lógicamente creo que todos tenemos un poco de miedo. A mí me da miedo que, viendo lo que pasó con Trump, la gente se duerma y al final acabemos ahí. Pero tampoco quiero darles más poder de lo que tienen. Al fin y al cabo es gente que siempre han pensado esas locuras, y creo que nosotros nos tenemos que venir más arriba, seguir luchando como hemos hecho siempre y no empequeñecernos porque esa gente esté viviendo un auge, no darles más cuerda. Yo pienso que esa gente siempre ha estado ahí, y quizás ahora están más cabreados precisamente porque nosotros estamos más fuertes y se nos empieza a aceptar más, y eso les asusta. Así que me da miedo, sí… pero también me hace sentirme bien, porque significa que realmente estamos suponiendo una amenaza para unos valores que son tan retrográdos y tan… fascistas, sí. Es una mezcla de sentimientos. Porque me da miedo, pero no me siento débil en absoluto.

Para cambiar un poco el tono, te voy a preguntar por cerveza. ¿Cuál sueles beber?

(ríe) ¡Estrella Levante! Es mi favorita.

Desde Andalucía tengo que hacerte esta pregunta: ¿Alhambra o Cruzcampo?

La Alhambra me gusta mucho. La Cruzcampo, tío… (ríe) lo siento, pero no hay por donde cogerla. Lo siento de verdad pero es que no puedo con ella.

¿Nos recomiendas a algún artista que no sea muy conocido y a ti te mole?

Pues a ver qué piense… ¿qué podemos decir que hayamos escuchado hace poco? (mira hacia Pablo) Skee Mask seguro, está muy infravalorado y es muy bueno.

Oye, hay una foto por la que te tengo que preguntar, que salió a la luz cuando estabas ahí dentro. Es una foto en la que sales como en un botellón con Rosalía, La Zowi y Hinds.

Por favor, no tenía ni idea de que esa foto la había visto nadie (ríe) Pues mira, fui con Hinds a un evento en Barcelona que tenían ellas, y creo que la cosa fue que ellas hablaron con Rosalía, y Rosalía estaba con La Zowi, o algo así. Pero vamos, que yo no conozco personalmente ni a Rosalía ni a La Zowi más allá de esa foto; la interacción, muy tristemente para mí, fue decir “¡una foto!” y ya (ríe). Pero no, no existe una relación… ¡de momento!

Todo se andará.

¿Te imaginas? (ríe) Me haría muchísima ilusión.

Hablando de La Zowi, a la gente le sorprendió que para tu canción de nominada eligieses la de Patti Smith y no ‘Random Hoe’, o incluso ‘Fiebre’ de Bad Gyal. Sonaban ambas entre las apuestas. ¿Pensaste en elegirlas?

No, no. Yo no iba a hacer nada de eso ahí, porque me parece que el contexto de ‘OT’ es un contexto tan lejano a ese tipo de canciones que no sabía cómo se iba a llevar a cabo el número y si se iba a poder hacer de una manera 100% auténtica. ‘Because the night’, que me flipa desde pequeña, sí que consideraba que podría encajar más con el programa.

Bueno, ahí tienes también lo que pasó con ‘Amorfoda’, y la manera en que pudiste cantarla.

Tío, pero es que Bad Bunny es super mainstream. Que a mí me flipa, ojo, no lo digo como algo despectivo. Pero que tampoco es una cosa underground como puede ser La Zowi; a la Zowi no me la imagino actuando de invitada en ‘OT’, a Bad Bunny sí lo veo… bueno, o igual no, porque no tienen dinero para pagarle (ríe) Tú me entiendes. A mí me hizo mucha ilusión que me diesen esa canción pero no lo vi tan, tan rompedor.

Lo rompedor quizás no era tanto la canción, sino la forma de cantarla, que a algunos nos encantó pero a otros les horrorizó, igual que con ‘Voy en un coche’. ¿Qué sentías tú cuando tenías que, como te decían los profesores, “romperte en el escenario”?

Yo estaba súper cómoda, en ambos casos fue un proceso muy natural. En el caso de ‘Amorfoda’ además estaba con Laura, y fue viéndolo con ella como llegamos a la idea de esa dirección artística concreta, de esa interpretación. A mí me encantó cantarla así, no sé si a la gente no le gustó, pero yo lo sentí súper honesto y cada vez que cantaba lo pasaba mal emocionalmente. La podría haber cantado como él con autotune y ese tono frío que a él le sale tan guapo, pero es que a mí no me hubiese salido guapo. Habría sido una copia y encima cutre.

No sé si has visto el meme que se hizo con el vídeo de Nelson de ‘Los Simpsons’.

¿Cómo? (ríe) No, creo que no.

Me vas a matar, pero tengo que enseñártelo.

(lo ve y empieza a reírse) Por favor, es que además se parecen nuestras caras cantándola, está súper bien hecho. Me encantan los memes. (vuelve a reírse) Ay, es que le ha quedado súper guapo.

Hablando del autotune y de Bad Gyal, ¿cuál es tu favorita de ‘Worldwide Angel’?

Pues espera porque la tengo por aquí, que los nombres… (mira en su móvil) ‘Blink’. ‘Blink’ ,me flipa, también ‘Yo sigo iual’, que ahora le acaban de sacar vídeo. Bueno, que se me olvida ‘Internationally’. ‘Internationally’ es mi guilty pleasure, me la ponía mazo.

Me ha sorprendido ver que nadie te ha preguntado por la visita de C. Tangana a la gala de ‘OT’ para cantar ‘Un veneno’. Te quería preguntar tanto por la canción como por la espantá.

Me matarán, pero a mí me pareció un pepino, me flipó. Primero me dijeron que iba a venir C. Tangana y yo “es imposible, ¿cómo va a venir C. Tangana a ‘OT’?”. Luego le veo entrar y digo “hostia, pues sí que parece que es él”. Y luego se cascó esa canción y digo “qué hijo de puta, no me lo puedo creer”. La canción me pareció un temón, y cuando se fue no me sorprendió nada; aunque claro, había gente que no le conocía y que entonces no entendía por qué ese tío se había largado. Evidentemente él tenía que hacer algo así, va a tope con su personaje.

Se ha hablado mucho estos días del cartel del Primavera Sound, no sé si lo has visto. (se lo cuento un poco por encima) Mucha gente se ha alegrado, pero también ha habido una reacción negativa muy fuerte.

Ya, es el mundo rancio y casposo que hay en estas cosas… a mí me pareció increíble cuando me dijo Pablo algunos nombres, y lo que he ido leyendo por ahí. Tanto por el tema femenino como por el hecho de que prácticamente toda la escena urbana española está, y eso me parece la bomba. Nunca he ido al Primavera porque además es carísimo, pero quiero ir a éste. Quiero ir desesperadamente. Por favor.

No sé si conoces ‘El Bloque’, hay una implicación entre ellos y el Primavera este año.

¡Sí, claro! Es lo más. ‘El Bloque’ es de lo mejor que le ha pasado a la escena española recientemente, soy súper fan.

A ver si te vemos en algún programa de ‘El Bloque’ dentro de unos meses.

Buah, imagínate, ojalá, si les caigo bien… ¡espero que me llamen! (risas)

No te he preguntado por la edición anterior de ‘OT’. ¿Quiénes eran tus favoritos? Si lo puedes decir…

Sí que lo puedo decir: Amaia. (ríe) Me volvía loca.

No se puede decir que ésta haya sido la edición de ‘OT’ más polémica, que sería la de 2008, pero sí la edición con más polémicas, casi una por semana. En cambio, esto no se ha traducido en espectadores, y la audiencia de esta edición ha bajado muchísimo. Cada uno apunta a varios factores distintos, pero no sé cuáles dirías tú.

Pues no sabía que había bajado la audiencia, me acabo de enterar.

Ay, ahora me siento mal por ser yo quien te lo diga…

¡No, no, no te preocupes! (ríe) Es solo que no lo sabía. Así que no lo había pensado, pero porque no lo sabía. Pues no sabría decirte… quizás las galas las vea la gente en Youtube, ¿no? Yo el año pasado siempre las veía en Youtube, quizás la gente joven las ve a otras horas. No sé, yo pienso que mis compañeros son la hostia y musicalmente muy buenos, pero…

Yo no pienso que sea por los concursantes, hay otros factores, la cercanía con la anterior edición, las tres horazas de gala…

Ya, es verdad, son largas, ¿eh? Y son tarde, yo creo que tendrían que empezar antes. Y sobre la cercanía, nosotros es un tema con el que estábamos rallados: antes de empezar la edición, veíamos a la gente en plan “OT 2017 por siempre” y tal. Pero es que luego entras ahí, te pones a currar y ya no piensas nada de eso. De todas formas, no sé, yo el recibimiento que he tenido al salir ha sido muy bueno.

Vamos con Eurovisión. Todos los concursantes coinciden en que Famous quiere ir, pero la cosa es: ¿tú quieres ir? ¿Te haría ilusión?

Puf, estoy pensando qué responderte. Digamos que… no sé si tiene mucho sentido que vaya yo, creo que habría otra gente a la que le haría más ilusión que a mí. Es todo lo que te puedo decir. (risas) Si te lo digo súper sincera, creo que habría gente que haría un mejor papel, la verdad.

Siempre me ha parecido curioso el hecho de que entráis ahí siendo desconocidos y salís siendo súper famosos. Especialmente en el caso de gente más auténtica, y a ti ciertamente te veo así, imagino que eso tiene ser especialmente chocante. La gente se extraña de que apenas tuitees desde la cuenta oficial, pero supongo que es un reflejo de eso, ¿no? Si yo saliese de ahí, imagino que donde tendría ganas de escribir es en mi cuenta personal.

Sí, a mí se me está haciendo súper raro lo de Twitter. A ver, yo mi Twitter personal lo utilizaba para tirar beef a muerte (ríe) Para criticar cosas que no me gustaban y tal, y ahora sé que eso lo vería mazo peña y me pondrían a parir. En realidad tengo que quitarme eso y utilizarlo como utilizaba el mío, pero es verdad que un shock grande al salir. Todo el mundo me decía “no has dejado a nadie indiferente, la gente o te ama o te odia”, y eso evidentemente te ralla mucho; yo dentro estaba 100% siendo yo misma porque no veía ningún feedback, pero ahora que veo tanto el feedback positivo como el negativo, pues me coarta un poco. Seré yo misma porque en el fondo todo el mundo me ha visto ya ser yo misma en el programa, pero da un poco de miedo. Saber que hay un montón de peña que está esperando a que diga algo para meterse conmigo y liarla… me tiene un poco angustiada, la verdad. Pero bueno, es algo que poco a poco me tengo que ir quitando, porque yo soy yo y es normal que a alguna gente no le guste. Se me irá pasando, es que ha sido todo muy de sopetón. Pablo me ha ayudado con esto porque él ha estado fuera todo este tiempo, y me decía “la peña que se está metiendo conmigo ya sé que tipo de peña es, y no me importa lo que piensen ellos de mí”. Y yo lo he estado pensando también. Es decir, es como que… a la gente que no le gusto no le tengo que gustar, es decir, entiendo que esa gente no me entienda, entiendo que no me aprecien. Tiene sentido.

Etiquetas

Pablo Tocino

"Escritor a tiempo parcial, creador a tiempo completo"

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
X