Visibilidad LGTB

El discurso de una niña transexual de 8 años en la Asamblea de Extremadura emociona al mundo

"Por encima de todo, las personas transexuales tenemos el derecho a ser quienes somos. No permitan que nadie nos arrebate la felicidad", ha pedido Elsa en la Asamblea de Extremadura

No es la primera vez que Elsa es la protagonista en la Asamblea de Extremadura. Hace cuatro años, su madre acudió al mismo lugar a contar la historia de su hija transexual. Ahora, con 8 años, Elsa ha conmocionado a los presentes en la Asamblea de Extremadura durante el cuarto pleno escolar contra el bullying por la LGTBIfobia.

«Me llamo Elsa y tengo 8 años. No es la primera vez que se habla de mí en este sitio, en la Asamblea de Extremadura. Hace cuatro años vino mi madre y estuvo contando cuál era mi historia. Soy una chica transexual, vivo en Arroyo de San Serván [Badajoz] y en los cuatro últimos años he vivido un camino muy importante: el camino a mi felicidad«. 

En su discurso, Elsa agradece a sus compañeros y compañeras de clase todo el apoyo que siempre le han brindado. Pero, a su vez, la niña ha criticado aquellos que, tras cuatro años, siguen equivocándose al llamarla: «Cuatro años después, las equivocaciones son un poco raras. Como si alguien pudiera dudar de que yo soy una niña trans«. 

El discurso de Elsa finalizó con un llamamiento a la política para continuar, «pese a las amenazas», haciendo leyes que reconozcan la diversidad. «Por encima de todo, las personas transexuales tenemos el derecho a ser quienes somos. No permitan que nadie nos arrebate la felicidad. Gracias».

El discurso de Elsa ha conmovido al mundo, y diferentes activistas LGTB+ han compartido este momento en las redes sociales. 

El discurso de Elsa

Me llamo Elsa y tengo 8 años. No es la primera vez que se habla de mí en este sitio, en la Asamblea de Extremadura. Hace cuatro años vino mi madre y estuvo contando cuál era mi historia. Soy una chica transexual, vivo en Arroyo de San Serván y en los cuatro últimos años he vivido un camino muy importante: el camino a mi felicidad. Estoy en el Colegio Nuestra Señora de la Soledad, de mi pueblo, y allí he tenido la suerte de que mis compañeros y compañeras han comprendido cómo soy desde el primer día.

Sin embargo, sigue siendo necesario recordar que tengo el derecho a ser llamada como yo me siento y que, cuatro años después, las equivocaciones son un poco raras. Como si alguien pudiera dudar de que yo soy una niña trans. Quiero decir que en el fondo tengo la suerte de haber nacido en mi pueblo, allí todo el mundo sabe que soy una chica diferente, una chica trans, y me siento querida y respetada. Todo el mundo me conoce.

Pero de todo lo que tengo que decir hoy, lo más importante es esto: señoras y señores que se dedican a la política, sigan pese a las amenazas haciendo leyes que reconozcan que las personas somos diversas. Por encima de todo, las personas transexuales tenemos el derecho a ser quienes somos. No permitan que nadie nos arrebate la felicidad. Gracias.

Fuente
ElDiario.es
Etiquetas

Marcos del Toro

"Lo normal para una araña, es un caos para la mosca". Luchando, creciendo y aprendiendo cada día.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
X