CulturaDestacadas

La homosexualidad en la América precolombina: un debate abierto

¿Era admitida la homosexualidad en las sociedades precolombinas? ¿Era la tolerancia la actitud más común y todo ello cambió con la llegada de los europeos al Nuevo Mundo?

La respuesta a estas preguntas no resulta nada fácil, sobre todo por los escasos testimonios existentes, ya que sólo contamos con la versión de lxs colonizadorxs españolxs, portuguesxs o inglesxs sobre este apasionante tema.

En este artículo veremos el panorama de las distintas investigaciones, insistiendo especialmente en las diferentes versiones existentes sobre la homosexualidad en la América precolombina, tesis a veces discrepantes y opuestas.

Una primera interpretación sostiene que la homosexualidad era no sólo aceptada en las sociedades indígenas americanas, sino que también fue elevada a la mitología como práctica sagrada. Tenemos aquí una versión que sostiene que los hombres y mujeres que sentían atracción por personas de su mismo sexo eran aceptados con naturalidad en los esquemas sociales de mayas, aztecas o incas.

En este sentido, es fácil encontrar en cualquier web referida a este tema frases como la siguiente: “la historia de la discriminación contra la homosexualidad comienza, en lo que hoy es América, con la invasión de los europeos a partir del s.XV al s. XVI, tiempo en el que tanto lxs españolxs como lxs portuguesxs vivían su etapa de mayor intolerancia hacia la homosexualidad y todo lo que fuera en contra de su religión”. Ni que decir tiene que la famosa Leyenda Negra o propaganda fabricada por las potencias enemigas de España y Portugal para desprestigiar la política ibérica se inserta en este contexto.

Otra versión mantiene que no podemos saber realmente si existieron prácticas homosexuales consentidas socialmente en América antes de 1492. Diversos autores recalcan que lxs españolxs atribuyeron a los pueblos americanos una sexualidad contraria a los preceptos cristianos de la época con el fin de justificar y legitimar su sometimiento. España, por tanto, fabricó un relato “salpicado de pecado” sobre estas sociedades con el fin de “sanar y curar” a los nativos americanos de estas “desviaciones”, algo que en realidad ocultaba el deseo de someter a la población local. Así, los españolxs exageraron y propagaron la idea de que en estas sociedades se practicaba la sodomía y también existían otros “pecados de la carne” que incluía el incesto, las orgías, la poliginia, los sacrificios humanos y las borracheras, todo ello con el fin de justificar ideológicamente la conquista.

Finalmente, una tercera posición -más actual- se ha centrado en aquellos documentos que sostienen que entre lxs naturales americanxs se practicaba la homosexualidad, pero que, al mismo tiempo, era prohibida y castigada en aquellas sociedades. Desde esta perspectiva, lxs indígenas rechazaban las prácticas homosexuales per se y no por influencia de lxs hispanxs. Se trata así de borrar la imagen creada por las primeras interpretaciones, refutando en este caso los dos principales tópicos de la historiografía occidental a este respecto: por un lado, la idea de que la homosexualidad era una práctica extendida, tolerada e incentivada entre lxs indígenas de América y, por otro lado, que las persecuciones, los castigos y la homofobia en general se iniciaron con el arribo de los conquistadores europeos.

En resumen, frente a la extendida idea de que la homosexualidad era tolerada entre mayas, aztecas o incas, y que la homofobia es hija de la conquista de América, nuevos estudios apuntan a la idea de que las prácticas homosexuales eran ya duramente reprimidas por los indígenas americanos antes de 1492.

César López

Doctor en Geografía e Historia

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba