Televisión

‘RuPaul’s Drag Race 13’ Episodio 13: Quién no arriesga…

La competencia más feroz de la televisión estadounidense está llegando a su fin y las reinas, a estas alturas, van con pies de plomo y no saben si es mejor arriesgarse o no hacerlo… ¡a pesar de las consecuencias!

RuPaul’s Drag Race 13 está llegando a su fin (¡ya era hora!). La temporada más larga que hemos visto hasta la fecha nos ha dado la oportunidad de conocer a unas reinas que, a veces, ¡parecen que no han visto nunca el programa! Por ello, podemos resumir el capítulo anterior con el tradicional refrán que dice “quién no arriesga, no gana”.

El capítulo de la semana pasada estuvo marcado por un reto de interpretación en el que las reinas tenían que grabar una versión drag de la conocidísima película Cariño, he encogido a los niños: Henny, I Shrunk the Drag Queens! Como no hubo mini reto, las concursantes tenían que ponerse de acuerdo para escoger sus papeles. Y aquí es donde algunas arriesgaron y otras se mantuvieron fieles a lo que ya hemos visto que saben hacer.

En el reparto del guion, Symone y Kandy luchaban por el papel de villana. Finalmente, dicho personaje fue para Kandy, y Symone se quedó con el de “la líder”, una decisión que favoreció a esta última y perjudicó a Muse. Otra que, al igual que Kandy jugó sobre seguro fue Olivia Lux, eligiendo el papel de “drag bobalicona”. Una decisión con la que no arriesgaba nada y con la que volvíamos a ver a una Olivia que nada tiene que ver a la de los primeros episodios.

Por su parte, otra que también decidió por no arriesgarse mucho fue Gottmik. Y es que el papel de la “drag quejica” era bastante parecido a su imitación de Paris Hilton en el Snatch Game. Sin embargo, por suerte para ellas, vimos a una Rosé y a una Symone muy divertidas, originales y arriesgadas. Un riesgo que valió la pena para ambas, pero sobre todo para Rosé, que se hizo con la victoria de la noche.

Y hablando de riesgo, los jueces hicieron saber a las reinas dichas observaciones en cuanto a no dejarse llevar por lo seguro. De hecho, comparto la opinión (no sé si fue de Michelle o de RuPaul) de que hubiera estado muy bien ver a Olivia en el papel de villana, y a Kandy en el papel de boba. Algo fuera de la zona de confort de ambas y que lo mismo las hubiera salvado de la nominación.

Pero, lo que remató (para mal) la noche de Kandy y Olivia fueron sus estilismos en la pasarela sobre bolsillos. Olivia, como siempre, iba guapísima, pero su look nada tenía que ver con la temática. Por su parte, el rollo anime y la idea de Kandy parecía molona, pero, a la hora de la verdad, el vestido era un completo desastre. Por el contrario, Gottmik y Rosé nos sorprendieron con sus respectivos “ruveals”. ¡ESPECTACULARES!

Era bastante obvio que Kandy y Olivia harían el lip sync for your life. Si nos guiamos solo por el playback, Kandy nos brindó una actuación brillante y divertidísima (¿podemos decir que es una “lip sync assassin”?), por lo que merecía quedarse. Sin embargo, si nos guiamos por la competencia, Olivia merecía ese cuarto puesto mucho más. Finalmente, RuPaul prefirió a Kandy (¡qué sorpresa!) y despedimos a Olivia con un mal sabor de boca. Pero, estamos seguros de que la veremos en algún All Stars.

¿Qué veremos en el programa de hoy?

 ¡La final está muy cerca! Y como en cada temporada de RuPaul’s Drag Race, el top 4 deberá formar parte del nuevo video musical de RuPaul. En este caso, las reinas tendrán que crear sus propios versos para el videoclip de Lucky, con una coreo dirigida por Jamal Sims. ¡Qué ganas de ver el resultado final esta noche!

Marcos del Toro

"Lo normal para una araña, es un caos para la mosca". Luchando, creciendo y aprendiendo cada día.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba