Educación

I’m Coming Out…

Navegando por Instagram leo: “No es quererse más, es quererse mejor”. Me paro a pensar sobre la cantidad de mensajes relacionados con el crecimiento personal que recibimos a través de distintos medios, y es que aprender a querernos, a cuidarnos y a encontrar nuestro propio equilibrio es uno de los mantras actuales de nuestros días

El psicólogo Abraham Maslow ya nos habló sobre la importancia de las necesidades humanas como motores que nos llevan a ser lo que somos y a actuar tal y como lo hacemos. De ellas yo destacaría las siguientes: la necesidad de sentirnos segur@s, de tener vínculos afectivos con nuestr@s iguales y de pertenecer a grupos sociales; la necesidad de sentir reconocimiento por parte de los demás y por nosotr@s mism@s , y la de autorrealizarnos con la vida que tenemos y estamos decidiendo tener.

Cuando nuestra orientación sexual la sentimos como definida y ésta es diferente al modelo heteronormativo, nos planteamos si salir o no del armario, y sobre todo cómo hacerlo y si debemos o no hacerlo. Se trata de un  proceso personal e íntimo en el que entran en juego muchos factores y donde de alguna manera, la persona se debate entre la pérdida o la ganancia de las necesidades que he comentado anteriormente. Y aunque much@s de los que estáis leyendo este artículo ya lo hayáis hecho, reconozcamos que no hay que banalizar el momento en el que una persona decide o no hacer visible su orientación sexual porque en muchos casos sigue siendo muy difícil de gestionar, pues entre otros aspectos, la homofobia sigue estando presente y todavía continúa el estigma.

Aportaré algunas pautas y consejos para l@s que estén pensando en salir del armario y no sepan cómo, y también para cualquiera que, en su círculo personal, escolar, laboral o social quiera transmitirlos con la idea de ir creando una red que visibilice la diversidad afectivo y sexual y a su vez permita eliminar o minimizar los efectos adversos que pudieran llegar a darse.

TÚ DECIDES CUÁNDO HACERLO.

Es importante tenerlo claro. Si todavía tienes dudas, si en tu balanza pesa más el no, si te sientes presionad@ o consideras que aún no ha llegado la hora, es mejor que te esperes y reposes todos esos sentimientos y pensamientos. Sin duda alguna hacer visible tu orientación sexual es muy importante, pero tu vida y tu integridad lo son todavía más. Por eso una buena opción es escucharte con tranquilidad y cuando des el paso, que lo hagas cuando sientas y estés convencid@ de que es el mejor momento para compartir tu verdad.

TANTEA TU ENTORNO.

Aunque en el momento real las respuestas no son siempre previsibles, puede ser de gran ayuda calibrar las posibles reacciones que tu entorno puede tener al contarlo. Puedes por ejemplo sacar el tema en alguna conversación o hablar de algún amig@ o algún famos@ homosexual y ver cómo reaccionan las personas  con las que lo hablas y saber qué opinión tienen al respecto. Al menos así te harás una idea más o menos aproximada de lo que va a suceder y saber con antemano cómo afrontarlo de la mejor manera posible para ell@s y para ti.

SÍRVETE DE APOYOS

Busca aliad@s entre las personas de tu familia, amig@s, en tu entorno escolar o en el trabajo, con las que consideres que no tendrás ningún tipo de problemas al salir del armario. Igualmente si quieres también puedes acudir a las diferentes asociaciones LGTBI+ y consultar todas tus dudas con ell@s. Tener un sistema de apoyo también te puede servir para afrontar la situación si alguna de las reacciones de la gente ante tu salida del armario no son como tú esperabas. Y no olvides que no estás sol@ y siempre hay alguien que estará ahí para ayudarte en lo que necesites.

VE POCO A POCO, pero avanza.

En cuestión de tiempos, para cada persona el proceso de salir del armario es diferente. Para algun@s ha sido y es un paso fluido y rápido y muy positivo,  pero sin embargo a otr@s les lleva meses o incluso años. Algun@s son visibles para sus amig@s pero no para sus familias, o lo han sido en un entorno determinado pero que al cambiar de ciudad, instituto o de trabajo han vuelto al armario. Son pequeños y grandes pasos los que irás dando que te van a permitir liberar secretos que llevabas bien guardados y que al ver la luz te unirán por fin con tu verdadero yo, con lo que eres y llevas tiempo sin querer aceptar. Muchas veces el no hacerlo puede convertirte en una persona que vive continuamente en la impostura, con sentimientos que no acaban de conectar con tu verdadera esencia y puedes volverte una persona fría que rehúye de una conexión verdadera con tus amig@s y entorno. La gente es mucho más tolerante de lo que nos creemos y se respeta mucho más a alguien fuera del armario que a una persona que se sabe que es gay pero que lo lleva “oculto”.

MERECE LA PENA.

Tener un poco de miedo, estar nervios@ o incluso perder algunos días de sueño cuando decides que vas a salir del armario es el proceso normal, no te preocupes. A veces hay que pasar por ese camino para llegar al final. Sentimientos de culpa, vergüenza, angustia y negación se mezclan con sentimientos de seguridad y tranquilidad cuando todavía estás en el armario. Aunque puede llevar un tiempo a la gente que le importas y a ti  mism@ encajar quién eres y cómo sientes de verdad, una vez que des el paso los sentimientos positivos en los que te has refugiado para no hacerlo fluirán igualmente en tu nueva vida y te encontrarás  más liberad@ de todos los negativos que te han ido acompañando y no te han dejado vivir en paz. Recuerda que debes quererte bien y tienes que pensar que si no lo haces, en el fondo estarás prescindiendo de una parte de tu vida que te impedirá vivirla de forma plena y satisfactoria .

INSPÍRATE.

Aunque todavía no está todo conseguido, los años de represión y oscuridad están siendo por fin cosa del pasado. Salir del armario ha ido facilitándose en la sociedad y buen reflejo de ello y cómo se ha ido avanzando son las películas y las series en la que puedes inspirarte para coger fuerzas e ideas en la salida de tu armario. Me gustaría recordar títulos clásicos como In & Out (1977) y algunos más actuales como C.R.A.Z.Y (2005) o Con Amor, Simon (2018). Aunque no dejan de ser películas, al verlas hemos sentido cierta empatía con todos los personajes y situaciones que nos han ayudado a tener claro quiénes somos.

Para finalizar, un canto a la valentía, a la verdad y para decir adiós al sufrimiento y dar la bienvenida a la vida. Hablo del corto Trevor (1994) y de una de las canciones de su banda sonora, interpretada por la gran Diana Ross. Escúchala y déjate llevar….

I’m coming out
I’m coming
I’m coming out

I’m coming out
I want the world to know
Got to let it show
I’m coming out
I want the world to know
I got to let it show

There’s a new me coming out
And I just had to live
And I want to give
I’m completely positive
I think this time around
I am gonna do it
Like you never do it
Like you never knew it
Oh, I’ll make it through

The time has come for me
To break out of the shell
I have to shout
That I’m coming out….

Etiquetas

Joaquín Sola Aguilar

Orientador Escolar

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
X