DestacadasEn PantallasVisibilidad LGTB

“Quería ser sacerdote pero me echaron por gay”, Eddie en ‘First Date’

El joven peruano confesó a Carlos Sobera que ha dedicado toda su vida a Dios

Eddie entró en el restaurante deFirst Date de Cuatro acompañado por la canción Marinero de luces de Isabel Pantoja y reconoció en su presentación que se sentía muy representado con ella.

En la primera conversación que tienen los invitados del programa con el presentador, Carlos Sobera se interesaba sobre lo que había hecho el peruano en su vida. 

“El 80% lo he dedicado a Dios” “desde muy pequeño he participado en el coro de la Iglesia, he sido catequista tanto en Perú como en España”, le respondió el joven al presentador.

Eddie comentaba que su sueño hasta hace dos años había sido ser sacerdote, pero que de alguna manera lo echaron por su condición sexual. “Me resentí mucho con la Iglesia, pero luego entendí que Dios no es así”.

El comensal de First Dates de tan solo 22 años, buscaba alguien con quien compartir viajes, la historia y las obras de teatro. Pero tan solo le bastó una primera impresión de Adrián, el que sería su cita, para darse cuenta de que no le gustaba.

La cita

Eddie y Adrián First DatePese a que ambos tuvieron la misma primera impresión el uno del otro, decidieron seguir conociéndose un poco más a fondo en la mesa.

En un primer momento y dándole la importancia que tiene en su vida, Eddie decidió sacar el tema de la religión en su cita. Adrián se mostró sorprendido ante la pregunta de su cita, “yo pienso que la religión no está mucho de nuestra parte, por nuestra condición sexual”.

La conversación llegó al punto de preguntar sobre relaciones pasadas, a lo que ambos coincidieron en que nunca habían tenido pareja.

Pese a que ambos no habían tenido una experiencia previa en el tema de las relaciones, Eddie aseguraba que no podría tener a Adrián como novio “Si fuera mi novio, ya le habría puesto los cuernos, seguro”.

El peruano encarriló la conversación hacía otro de los temas importantes de su vida: el arte, la cultura, la filosofía. Ante la respuesta negativa de su cita sobre conocimientos de estos temas. Eddie lo catalogó de “inculto”, sumándose a las cosas que no tenían en común.

En cuanto a Adrián, sus pensamientos no se alejaban mucho a los de su cita: “Mis colegas pensarían que es un friki y un personaje, y que mi estilo de vida no pega nada con él”.

La situación cada vez se iba torciendo más, hasta que en la decisión final ambos coincidieron en que la cita no había sido de su agrado. “Ni siquiera me veo teniendo una segunda cita ni como amistad”, concluía Eddie para terminar su experiencia en el programa.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba