SOMOS COMUNIDAD
Visibilidad LGTB

La importancia de la visibilidad LGTB+ desde la cuna

Para que los derechos del colectivo LGTB+ sean una realidad que se presente con firmeza, un punto de vital importancia es la aceptación social. Actualmente, no existe lugar habitado en el planeta donde la aceptación hacia las personas LGTB+ sea plena y, de hecho, esa plenitud de la aceptación es algo que se escapa a las generaciones actuales. Sin embargo, en nuestras manos está poner fin a la LGTBfobia. ¿Cómo podemos hacerlo?

En primer lugar, tenemos que ser conscientes de que la LGTBfobia es algo que nos inculca la sociedad desde que somos niñxs, la cual va normalmente ligada a conductas machistas y la creencia de la superioridad del hombre sobre la mujer, con unos roles de género muy marcados, y eso está presente en la mayoría de aspectos de la vida: en los cuentos, las historias de amor, la publicidad, el cine, la música, los libros, las relaciones entre personas en el día a día… La cisheteronormatividad está presente por doquier, y aquella persona que se sale de esa norma, empieza a ser vista de mala manera por parte del mundo.

En diferentes países del mundo, la LGTBfobia viene impuesta por la legislación vigente o por el partido político que gobierna, lo cual es aún más peligroso, ya que se está premiando a la intolerancia contra un colectivo tan grande pero vulnerable como es el colectivo LGTB+. Sería una obviedad hablar de determinados países árabes en los que las leyes las dicta el Corán (la Sharia) o de países abiertamente represivos contra el colectivo, como Rusia o Turquía.

Por eso debemos obviar esos lugares y centrarnos en los lugares donde el colectivo ya posee determinados derechos a su favor: Las sociedades occidentales son, en gran medida, bastante modernas en cuanto a pensamiento, y raro es el país de la Europa Occidental donde se reconozca que la LGTBfobia está muy presente en su sociedad.

La aceptación, sin embargo, ha ido decreciendo en toda Europa esta última década, a la par que la simpatía hacia partidos y agrupaciones de ultraderecha ha ido en aumento. En nuestro país, por ejemplo, tenemos uno de los casos más significativos de toda Europa: En España, Madrid y Barcelona son las ciudades donde más agresiones por LGTBfobia se registran cada año, sin embargo, cabe destacar la ciudad de Murcia, capital de la única comunidad autónoma donde la ultraderecha se posicionó como la fuerza más votada en las últimas elecciones. Desde esas últimas elecciones, en toda la región de Murcia se ha registrado un número de denuncias por LGTBIfobia que supera las cuatro cifras.

Aún así, la LGTBIfobia no solo consiste en agresiones por la calle, sean verbales o físicas, sino también las actitudes de discriminación hacia el colectivo LGTB+ que interiorizamos desde que somos niñxs. Para acabar con estos crecientes problemas de LGTBIfobia, lo más importante es la visibilidad, el hacernos visibles en todos los aspectos de la vida.

De ese modo, la gente desarrollará la costumbre de ver a personas del colectivo presentes constantemente, e inconscientemente las interiorizará y las verá como algo tan normal como las personas cisheterosexuales.

Por ejemplo, la cantidad de series y películas nuevas que están viniendo de la mano de plataformas como Netflix, en las que hay una gran presencia de personas LGTB+, es una forma genial de dar visibilidad al colectivo, ya que, hoy en día, gran parte de la población es consumidora de las series y películas que ofrece el catálogo de Netflix. Por consiguiente, esta cantidad de personas tendrá mayor contacto con la realidad del colectivo, y la conocerá más de cerca, pudiendo llegar así mucho más fácilmente a ver a la comunidad con total naturalidad.

Por otro lado, un ámbito realmente importante en el que el colectivo debería tener mucha más visibilidad es la publicidad. Un buen mensaje publicitario, según su naturaleza, debe ser claro, fluido y con un lenguaje sencillo y comprensible. El simple gesto de incluir a una o varias personas del colectivo en un buen anuncio tiene un doble efecto: en primer lugar, el anuncio queda grabado a fuego en la mente de la gente y, en segundo lugar, las personas del colectivo que hayan participado en el anuncio también aportan un poco más de visibilidad (no olvidemos que el proceso de visibilización y aceptación es muy paulatino).

A pesar de estos aportes a la visibilidad, donde más imprescindible es esta visibilidad es en el ámbito de la educación, y es, además, el ámbito en el que más controversia hay respecto a la visibilidad LGTB+. ¿Por qué es importante esto? La educación la podemos dividir en dos partes: por un lado, la educación que lxs niñxs reciben en su casa de la mano de su familia, y por el otro, la educación académica.

Es necesario que, tanto en las casas como en los colegios e institutos, se enseñe que existe la diversidad sexual y de género, que lxs niñxs conozcan qué significa ser LGTB+ y por qué ser parte de estas siglas es tan normal como ser heterosexual y cisgénero. De esa manera, lxs niñxs que descubran en el futuro que son parte del colectivo, tendrán mucha más facilidad para aceptarse a sí mismxs y vivir la vida que les corresponde y, a la par, lxs niñxs que sean cisheterosexuales crecerán con la idea de que ser LGTB+ no es nada malo, y así no caerían en la LGTBfobia.

Además de ello, la visibilidad también se le debe aportar a los más pequeños en las series de dibujos animados, los cuentos y las películas infantiles, donde el príncipe y la princesa también vengan acompañados de dos príncipes y dos princesas… Y no solo personajes de la realeza, sino también personajes muy diversos que no encajen con los roles de príncipe y princesa, que rompan otros moldes, como los cánones de belleza y los roles de género.

En definitiva, la LGTBIfobia es un gran problema, y cada vez se hace más evidente la necesidad de paliarla desde la cuna, ya que no es lo mismo aprender que ser LGTB+ es natural desde pequeñx que a los 50 años, cuando ya ha pasado media vida y se ha derrochado viviendo una vida que no corresponde, sin aceptarse a unx mismx, sufriendo esa LGTBfobia interiorizada con la que el mundo entero se cría.

Si hay que solventar este problema cuanto antes, debemos hacerlo desde que lxs niñxs nacen, porque más vale prevenir que curar.

Etiquetas

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
X