Visibilidad LGTB

La fluidez sexual es más común de lo que creemos

Un estudio apoya la teoría sobre fluidez sexual, que defiende que la orientación sexual de una persona puede variar a lo largo de su vida.

Durante el encuentro anual de la Sociedad Norteamericana de Menopausia (NAMS) celebrado la semana pasada, se presentó un informe con el objetivo incrementar la concienciación social sobre la fluidez sexual, especialmente en lo que se refiere a la asistencia sanitaria.

La fluidez sexual es más común en mujeres que en hombres, según este estudio, que pretende llegar a aquellas mujeres que tienen su primera relación con otra mujer en edad adulta para hacerles saber que cuentan con apoyo.

El estudio también quiere ayudar a los médicos a entender la fluidez sexual. De esta manera, el personal sanitario no asumirá que estas mujeres siempre han tenido parejas del mismo género.

«Conocemos la existencia de muchas mujeres que han estado felizmente casadas con hombres, han formado una familia, y que, en un momento de sus vidas -a partir de los 40 años-, se enamoran de una mujer sin ni siquiera haberse planteado dicha situación anteriormente«, afirma Kingsberg, psicóloga clínica.

Además, Kingsberg añade que existe una evidencia evolutiva que confirma que, cuando alcanzan la menopausia, las mujeres no tienen la necesidad biológica de emparejarse con un hombre. Este hecho, favorece la atracción hacia otras mujeres.

Con el paso del tiempo, la fluidez sexual puede verse influenciada por «cambios hormonales, experiencias físicas y deseos sexuales», de acuerdo con la Dra. Lisa Diamond, una de las investigadoras del estudio.

En 2008, Diamond publicó un estudio en el que participaron 79 mujeres lesbianas, bisexuales y «sin etiquetar» para comprobar que dos tercios de las participantes cambiaron la etiqueta con la que se identificaban durante la década que se prolongó la investigación.

«Las mujeres deberían poder dialogar con el personal sanitario de manera abierta para poder abordar los posibles cambios en el estilo de vida de forma que resulte cómodo para ellas», defiende la Dra. JoAnn Pinkerton, directora ejecutiva de NAMS.

El estudio tiene como objetivo fomentar la desaparición de prejuicios en el cuidado médico y apoyar a las mujeres que descubren su sexualidad en edad avanzada. «Deben saber que no es inusual», afirma Kingsberg.

Los estudios sobre la fluidez sexual podrían expandir el espectro LGBT+ y contribuir a la visibilización de la bisexualidad como orientación sexual, considerada por este informe como identidades semejantes.

fluidez sexual
Cynthia Nixon es uno de los ejemplos de fluidez sexual del estudio.
Foto: Getty Images.

Fuente: Pink News

Rachel Vega

Creo en la creación de historias como herramienta para transformar el mundo y brindar visibilidad a la diversidad que nos enriquece como personas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba