resumen más gay de QQCCMH8

El resumen más gay de QQCCMH8 | Pepe, Alberto y Lomana

Lo mejor del programa de QQCCMH8 fue Pepe sacándole el  palito del hojaldre a Alberto.

En el programa del pasado miércoles 9 de noviembre se recordó en numerosas ocasiones el baile erótico de Lomana, al que le pusieron como banda sonora a la Pantoja.

Cuando a Alberto Rubio le tocó opinar sobre la noche que Lomana y Pepe pasaron juntos, confesó que no creía que hubiera pasado nada entre ellos. El programa, muy acertadamente, aprovechó la ocasión para introducir imágenes de Lomana bailando de nuevo.

En Lisboa, Pepe y Joki continúan el recorrido por las calles junto a los pretendientes, pero llega el momento en que Joki se despide de los chicos ante la aparente tristeza de todos ellos. El anuncio de Joki es recibido como si no volvieran a verla jamás. Joki por su parte aprovecha para aconsejar a los pretendientes de su hijo. A Pepe le pide que escuche a su corazón mientras suena ‘Listen to you heart’ y a Alberto que se lance.

Joki: Pepe escucha a tu corazón y tú Alberto ¡lánzate!

Los tres chicos sin Joki, se van de copas y a intimar. Pepe, que ya no puede aguantárselo más le pide a Alberto que se saque el palito del…, del hojaldre le interrumpe Lomana. El mejor momento del programa sin duda.

Pepe y Lomana se lo pasan en grande bailando, con Alberto preguntándose que hace ahí.

El punto final lo puso Alberto Ronco, expretendiente de Pepe cuando tuiteó una magnífica foto rodeado de todas las madres del programa que habían quedado para disfrutarlo juntos.

Chicos, esto se acaba ya. El miércoles 15 de noviembre será el último programa de la temporada y Pepe tendrá que elegir al amor de su vida. ¿Será Alberto el elegido o acabarán como buenos amigos?

Sobre Emilio Cuerva

Ojalá llegue pronto el día en que nadie se crea mejor que nadie, seríamos todos más felices. #StopLGTBIfobia

Ver También

195 Lewis

‘195 Lewis’, nueva webserie lésbica que explora el poliamor

Protagonizada por mujeres de color, ‘195 Lewis’ explora la identidad queer y el poliamor en Brooklyn.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X