Televisión

Las mejores series gay de la TV

Menos mal que se ha roto el tabú en las series de televisión estadounidenses de que existan personajes e incluso protas gay más allá de los típicos roles de personas problemáticas y traumas, de chicos con megacuerpos, promiscuos y a los que nos encanta irnos de fiesta.

Y menos mal, porque entonces sería más hetero que Suso de Gran Hermano.

Parece que en las grandes cadenas de televisión de Estados Unidos, se han dado cuenta de que aunque hay gays con problemas, homosexuales a los que le encanta ir de fiesta, este no tiene por qué ser el perfil del mundo gay. También, aunque parezca mentira, hay chicos gays que trabajan en un lugar cualquiera que no tiene por qué ser un bar o tienda de moda; los hay también menos agraciados con mucha fortuna, e incluso los hay casados con niñas adoptadas. Pero llegar hasta aquí no ha sido fácil. La normalización se ha conseguido gracias a personajes, directores, cadenas, actores y por supuesto audiencia que han convertido a cualquiera de estas series en un éxito mundial, y haciéndonos ver que estamos en cualquier parte:

  • Will & Grace, una serie muy divertida pero atacada desde el principio por abusar de los estereotipos y ofrecer una versión limitada de la comunidad homosexual. No podemos negarle que fue una de las pioneras, y eso tuvo mucho mérito. En ella se contaba la historia de Will, un exitoso y atractivo abogado con nulas habilidades sentimentales; y en el que además de la excéntrica y adorable Grace, estaba su mejor amigo era Jack, un homosexual afeminado, superficial y melodramático. Inolvidable y único el papel de Karen.
  • Queer as folk, con sus días interminables de fiestas, y personajes estereotipados, con los que más de uno nos hubiera encantado irnos de juerga (y más). A pesar de todos estereotipos, fue la primera serie en la que trataron temas como el SIDA, el cruising, la discriminación sexual, el matrimonio o la adopción. Todo un culebrón que tuvo una versión estadounidense con éxito mundial. Seguro que fué por sus guiones…
  • Y no podemos olvidarnos de Glee, la primera serie musical – fenómeno de la televisión norteamericana creada por el gran Ryan Murphy (el director de moda y odiado a la vez gracias a American Horror Story o Scream Queen, que tanto me gustan). En esta serie y en un momento donde tuvieron lugar en USA numerosos casos de jóvenes que se quitaban la vida por su identidad sexual, se trataron temas como el bullying, la transexualidad adolescente o el suicidio. Chapó por tu valentía.

Y solo hemos nombrado tres, pero podríamos seguir páginas y páginas hablando de todas las series en el que en un momento u otro han facilitado la normalización de la homosexualidad en el mundo:

Comenzando por “Mujeres Desesperadas”, la magnífica “A dos metros bajo tierra”, la alocada “Ellen”, la interminable “Anatomía de Grey”, “Los Simpsons” incombustibles, la inovidable “Apartamento para tres”, la pionera “Soap”, y terminando con mi primer culebrón de niño “Dinastia” y el gran personaje de Steven (Al Corley) el hijo homosexual del patriarca petrolero Blake Carrington (Qué momentazos!!!).

Vamos evolucionado y tras estos comienzos en la televisión con personajes estereotipados, sigue la evolución con la aparición de nuevos personajes, tramas y grandes series de moda actualmente en los que el que el personaje gay es otro más en la historia. Y ojo, ni está tan bueno, ni se lleva todo el día de fiesta. Bueno, salvo en la primera que te traemos:

  • Looking, una comedia dramática centrada en tres jóvenes que ya no lo son tanto y que, sin embargo, continúan buscando: su lugar en el mundo, la felicidad y el amor. Tranquilos, ya la han cancelado, porque pasar mucho, no pasaba en la historia.
  • Modern Family, una de las comedias del momento, repleta de premios y donde se muestran diferentes estilos de familia (más allás de las que cita el PP), y entre las que encontramos a dos padres adoptivos de una niña vietnamita. Su relación es reflejo de la mayoría de las parejas homosexuales; sus miedos, sus alegrías, inseguridades y deseo por ser aceptados social y legalmente. Una risas te echas seguro con la gran Sophia Vergara.
  • Brooklyn Nine Nine, una comedia que no podemos dejar de ver, por sus diálogos disparatados, y sus grandes personajes. Entre ellos encontramos al capitán Ray Colt (un maravilloso Andre Braugher), actualmente muy famoso en su páis por ser el primer policía negro y abiertamente gay que ha accedido al puesto de capitán. Muy divertida, sí señor!!
  • Cucumber, serie británica creada por Russell T Davies y emitida en Channel 4, donde entre otras muchos argumentos, encontramos la vida de una pareja formada por un hombre de mediana edad llamado Henry Best (Vincent Franklin) y Lance Sullivan (Cyril Nri), que llevan nueve años de relación y a los que cambiará su vida, después de tener una cita desastrosa. Una serie que no te dejará impasible. Yo todavía estoy impresionado.
  • Scream Queen, que aunque ya hablaremos en otro post, no podéis dejar de verla. Ya echábamos de menos un “placer culpable” como este, dirigida por Ryan Murphy, en el que un guión sin ninguna pretensión, nos hace pasar un buen rato cada semana con actores, cantantes, guiños y demás, donde la homosexualidad está en el aire (love is in the air). Y además presenta una segunda temporada (a pesar de las audiencias de la primera en Estados Unidos) que no pinta nada mal.

Y por si todavía te sabe a poco, aquí tienes muchas más como la genial “Orange is the new black”, la adorable y premiada “Transparent”, “Empire” el culebrón del Momento, la revelación “Jane The Virgin” las fantásticas “Flash”, “Gotham”, “Penny Dreadful”, la estupenda “House of Cards”, la seductora “Crónicas Vampíricas”, y muchas, muchas más que vendrán.

Como veis, estamos por todas partes, incluyendo las series del momento. Da igual que nos traten como chicos con problemas, o tíos super cachas que están todo el día de fiesta.

La idea es que estemos, para que todo el mundo se den cuenta que somos como cualquier otra persona, que todavía tenemos muchos derechos por los que luchar, para que ser gay sea igual en todo el mundo, normalizándolo y tratándonos como realmente somos. Personas.

Emilio Cuerva

Ojalá llegue pronto el día en que nadie se crea mejor que nadie, seríamos todos más felices. #StopLGTBIfobia

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba