Televisión

Héroes de la normalización

Batwoman será la primera superheroína abiertamente LGTB+ protagonista de una serie en la pequeña pantalla

Batwoman será la primera superheroína abiertamente homosexual protagonista de una serie (en los cómics, mucho más avanzados que la televisión, ya lo era desde hace más de una década). Y estará encarnada por Ruby Rose, la modelo y actriz australiana que se define sexualmente no binaria y representante visible de la comunidad LGTBI. Y aún así, las críticas cayeron por su elección. Romper la punta de lanza con una protagonista lesbiana y además con una superheroína en una serie juvenil tenía que haber sucedido antes, pero es más que bienvenido.

Por algún lado hay que empezar. La televisión hasta ahora al menos sí se está poblando de protagonistas homosexuales en dramas y comedias. No hay superhéroes al uso, habrá que esperar a Batwoman, pero muchos de ellos son héroes del día a día, de la normalización. Son las caras del colectivo en las series.

Todo historia de héroes tiene sus orígenes y es necesario citar esos personajes que en su día fueron únicos y ayudaron a abrir la televisión, a la par que a la sociedad, a lo que debería de ser cotidiano. Ahí están el padre soltero Jodie Dallas en Enredo (1977-1981), la secuencia de Treinta y tantos  que mostraba a dos hombres en la cama en el prime time de la generalista y en ocasiones purista ABC en 1989 (que provocó la salida al día siguiente de varios anunciantes), la relación entre Toby y Chris dentro de la cárcel de Oz y la salida del armario de David Fisher en A dos metros bajo tierra (2001-2005).

Después de el empujón que supusieron ficciones como Orange is the New Black y Modern Family, los nuevos hitos están en series como Pose, Sense8, Merlí, Please LIke me, Unbreakable Kimmy Schmidt, El ministerio del tiempo o Grace y Frankie, entre muchas. Y esta es la buena noticia. Cada vez hay más, cada vez es más normal. Pose, producida por Ryan Murphy, cuenta con el mayor elenco de la historia de intérpretes transexuales. Pero su importancia radica también en centrarse en un momento importante de la historia del colectivo LGTBI en los clubes nocturnos del Nueva York de finales de los ochenta y en detalles como que una de sus productoras, Janet Mock, se ha convertido en la primera mujer transexual y negra en dirigir un episodio de una serie.

La normalización se acerca, de forma lenta, pero imparable. Lo suyo sería no escribir de héroes gays, solo de personas. Una pena que todavía series mainstream como Juego de tronos oThe Walking Dead no tengan héroes muy protagonistas claramente gays. En la primera se ha tratado la homosexualidad y la bisexualidad sin juzgar, pero casi de forma anecdótica y con sus tres personajes más representativos muertos: el rey Renly Baratheon, Loras Tyrell y el príncipe Oberyn . En la segunda, está Aaron (cuya pareja también acabó enterrado, volviendo al sempiterno bury your gays), pero parece metido con calzador.

Batwoman

Batwoman debe suponer el principio del fin de las polémicas por los héroes gays y en especial la muestra definitiva para las cadenas de televisión de que deben regularizar algo que el público más joven ya ha normalizado y que incluso demanda.

Etiquetas

Álvaro Pérez Ruiz de Elvira

Periodista. Seriéfilo. Cinéfago. En El País desde 2002. De los Ruiz de Elvira de toda la vida. Mis tuits son míos, no representan a nada/nadie más.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X