SOMOS COMUNIDAD
Televisión

Cantora es ahora mismo lo más parecido a la casa del terror

Kiko Rivera ha dinamitado por completo la intimidad de su madre y ahora, esta lo tiene muy difícil para recuperar su imagen blanca, transparente y dócil a la que nos tiene acostumbrados

Estamos a martes y sigo de resaca. Kiko Rivera destapó el pasado viernes el ‘Cantora Crest’, un culebrón que deja muy lejos el Merlos y Mainat place. El cantante ya nos avisó que con la emisión del especial Cantora, herencia envenenada iba a dinamitar la imagen de su madre Isabel Pantoja y a decir verdad, no ha defraudado a nadie.

Con un chándal, una gorra y una chapa de Coca Cola en la oreja, Kiko Rivera aceptó el reto de destapar los trapos sucios de su madre y que le afectaban directamente, pues la base de todo era la herencia de Paquirri y que por supuesto, le atañen directamente. Como espectador me pareció una obra de arte. Un programa de cuatro horas y media, con un plató de Sálvame a media luz y con tan solo dos vídeos que sirvieron para ilustrar lo que Kiko estaba contando.

No hizo falta nada más, los colaboradores eran de más e incluso, hubo algunos que no llegaron a debutar. No hacían falta. El cantante tenía muy claro lo que iba a contar y aunque según él solamente iba a hablar de los temas económicos, soltó pinceladas muy reveladoras y que venían a corroborar algunos de los rumores vinculados con el clan Pantoja.

Con ironía y sarcasmo sacó del closet a su tío. Con su madre hizo algo mucho más hábil, soltó el nombre de dos mujeres y que si sumamos, dos más dos son cuatro. Bien jugado. Más allá de los números y de la traición de la Pantoja, una imagen que dista mucho de lo dócil que se muestra en Idol kids, mi cabeza dibuja una escena muy oscura, gris y tenebrosa de lo que queda dentro de Cantora.

La casa de Paquirri es ahora lo más parecido a una casa del terror. Habitaciones que siempre están cerradas, con secretos dentro y con objetos que aparecen y desaparecen según sople el viento. Los personajes que custodian esta fortuna prácticamente nunca ven la luz. Hacen compras gigantes por internet y evitan salir jamás de la finca para no ser vistos y no formar parte de la escena pública.

Me daría mucha pena tener la edad del tío Agustín y vivir escondido, bajo el ala de su hermana y sin prácticamente haber hecho nada en la vida más allá de ser un palmero de mi hermana. Aunque esto me permita vivir bien sin sudar un poco.

Pantoja ahora es Maléfica, pero sorpresa, me da pena. No es una mujer feliz, ha vivido siempre recluida, escondiendo secretos y mintiendo a sus propios hijos. ¿De qué te vale tener dinero si no eres feliz? Me he cansado de las lecciones de moral que da la tonadillera cuando mira a cámara y alecciona a todo el que se le cruce.

Tú Pantoja, ¿lecciones de qué? Explica dónde está el dinero, abre las ventanas de Cantora, saca a todos los acomodados que se encuentran dentro y empieza a vivir si la justicia en el futuro te lo permite. Me da pena, su carrera musical a partir de ahora quedará manchada por su sangre mediática, ya no hay vuelta atrás. Esto y bajo mi punto de vista, la deja lejos de la imagen que proyectó Rocío Jurado, la más grande. Siempre existió una guerra velada, pero lo que ahora se ha destapado las diferencia y esto por mala suerte Maribel, ya no se puede borrar.

Manel Ferrer

Presentador de televisión y locutor de radio. Tengo un gusto muy desarrollado por la buena televisión y detesto a todos los personajes que se les ve de lejos que solamente se sientan en los platós para ganar dinero. Con lo demás, estoy dispuesto a negociar.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Podría interesarte
Cerrar
Botón volver arriba
X