Sexualidad

¿Los besos transmiten VIH? ¿Y el beso negro? ¿Lamer dedos?

En los próximos artículos vamos a hablar de algunas prácticas sexuales que despiertan dudas en cuanto a la transmisión de VIH

Los besos

Por profundos que sean, besar, lamer o chupar el cuerpo de esa persona que te gusta no tiene riesgo para el VIH. Ser lamido/a, tampoco. La saliva no puede trasmitir el virus. De hecho, contiene una sustancia denominada Inmunoglobulina A que actúa como protectora contra las infecciones en general. Además, la mucosa oral (a diferencia de la anal) es una de las más resistentes del cuerpo humano y cicatriza muy rápidamente (piensa en lo poco que tarda en cerrar una herida en la boca en comparación con otra en cualquier parte del cuerpo).

Los “Y si…”

¿y si tiene un corte y está sangrando? ¿y si le han sacado un diente y…?¡ Sentido común!: ¿de veras besarías a alguien que está sangrando por la boca? Además, no basta que la otra persona sangre, tú debes tener también una herida abierta por donde el virus pueda entrar en tu torrente sanguíneo; todo ello en un medio en el que la saliva te está ayudando y protegiendo.

Beso negro

Consiste en estimular (lamer, chupar…) el ano y la zona perianal. No se considera una práctica de riesgo para la transmisión del VIH. Si lo haces después de una penetración o de practicar un fist (puño), puede haber restos de sangre en el ano y sí que podríamos hablar de riesgo. ¿Cómo puedes reducirlo, en este caso? Con un método barrera: por ejemplo, un condón cortado o un trozo de rollo de papel transparente de forma que la boca no entre en contacto directo con la sangre. Hacer un beso negro sí es práctica de riesgo para otras infecciones de transmisiones de transmisión sexual (ITS), como la hepatitis A (recuerda la importancia de vacunarte ya que hay un brote muy importante entre los hombres que tenemos sexo con otros hombres, especialmente).

Recibir un beso negro no es una práctica de riesgo para el VIH, ya que solo se está en contacto con la saliva de la otra persona.

Los “Y si…”: Sencillamente utiliza un método barrera y fin.

Lamer dedos

Si metes los dedos en el culito de otra persona y, luego, los vuelves a lamer para seguir lubricando, se estaría entrando en contacto con restos de heces. No tiene riesgo de transmisión para el VIH, sí lo tiene para la Hepatitis A (que tiene vacuna, como ya he dicho).

Los “Y si…”: es que tengo padrastros y…; es que tenía un corte y no tengo claro si estaba seco…

Simplemente puedes ponerte un condón en los dedos o cubrirlos cortando un guante de látex: ¡fácil! Ahora bien, si chupamos el guante o el preservativo después de haberlo metido, el riesgo para hepatitis a seguiría.

Y recuerda que:

No te vas a infectar por tener prácticas sexuales con una persona que vive con VIH, que esté tratada y que tenga una carga viral indetectable durante 6 meses, aunque no uses condón en las penetraciones. La forma de contraer el VIH es teniendo prácticas sexuales sin preservativo con una persona que desconoce su diagnóstico a VIH y que presenta carga viral o con una persona que no toma correctamente el tratamiento (que puede estar detectable).

Eso sí, no olvides que hay otras Infecciones de transmisión sexual (ITS).

Todos/as tenemos derecho a decidir cómo vivimos nuestra salud sexual, qué decisiones tomamos para ello y qué riesgos estamos dispuestos a asumir. Es parte de nuestra libertad: ¡vivámosla informados/as!

Tú, ¿cómo quieres cuidarte?

Si tienes dudas, no te cortes, sólo tienes que escribirme:

  • cibereducadorstopsidasvq@gmail.com
  • Whatsapp: 636 33 86 78
Etiquetas

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X