SOMOS COMUNIDAD
Sevilla

Triana Belmonte, descanse en paz

La gran artista sevillana Triana Belmonte falleció el pasado 23 de julio en la ciudad de Sevilla

El pasado martes 23 de julio Sevilla perdió una gran artista, compañera y sobre todo a una gran persona. Se nos fue Triana Belmonte (también conocida como Triana la Bailaora) una artista de la transición española muy querida y respetada. 

Esta bailaora de vocación nos abandonó a los setenta y siete años de edad. Persona creyente y colaboradora en asociaciones LGBT+ era todo un ejemplo de superación, profesionalidad y supervivencia.

Fue bailaora durante muchos años. Comenzó su carrera artístico en el Patio Andaluz de la plaza del Duque en Sevilla. Más tarde trabajó en cruceros por todo el mundo, junto a su compañera y prácticamente hermana Pili Sevilla.

Sus lazos de amistad que se forjaron desde los catorce años de edad, hizo que pasaran de trabajar como bailarinas en teatros a enamorarse de la ciudad y comenzar una nueva trayectoria por los locales más famosos de Sevilla creando escuela.

Actualmente ejercían como bordadoras en oro a imágenes religiosas, como el manto que estaban realizando para la Virgen de Montserrat.

Triana Belmonte era muy devota de la Esperanza de Triana, La Macarena, y sobre todo de la Virgen del Rocío y de Jesús del Gran Poder. Tal es era su devoción que incluso el Hermano Mayor de la Hermandad de Montserrat acudió a presentar respetos a Triana, amigos y familiares.

Recién sabida la noticia, compañerxs y seguidorxs de la artista han recordado momentos maravillosos vividos en locales ya míticos en la noche sevillana como eran la sala Salsa, la caseta Los Formalitos, la Esmeralda, Sevilla La Noche, etc.

Muchos recordarán, como mi amigo Rafa, sus actuaciones en el Califa’s cuando Pepe Camacho la presentaba a bombo y platillo y ella bailaba con fuerza y pasión.

Su hermana, Pili Sevilla, en una conversación que hemos mantenido, recuerda el gran corazón que tenía Triana. Ofrecía todo tipo de ayuda a las compañeras, tanto aconsejando como prestando vestuario, cosa que también se puede afirmar de Pili.

En lo que a mi respecta,  la conocí como fan y compañera. No puedo hablar en primera persona de su época dorada ya que no estaba presente, pero si doy fé de la fuerza en el escenario y como envolvía con su arte a toda una sala a altas horas de la madrugada con su movimiento de bata de cola, las castañuelas, sus gestos, su mirada y su arte.

Triana la bailaora, aun a sus setenta años de edad seguía sobre las tablas, y nos regalaba una lección de profesionalidad, elegancia y saber estar.  Una escuela que no se enseña en ninguna academia, tutorial o concurso televisivo. Una escuela y una historia del transformismo que se va perdiendo con cada una de las protagonistas que ya no están con nosotros.

Estas impresiones no solamente son mías sino de todo aquel que la conocía.  Ella es y será una gran artista pero muchos la recordarán y seguirán recordando por su gran corazón.

Ha tenido el cariño y respeto tanto de sus compañeras como de su familia, en especial de su tía y sobrina.

Hay mil historias que contar sobre Triana, acontecimientos importantes, y cientos de testimonios que sólo pueden hablar bien sobre su persona. Allá en el cielo espero que puedas ver lo mucho que se te echa ya de menos, baila en lo más alto.

En memoria de Doña Manuela Belmonte Romero, la bailaora.

El responso tendrá lugar en la capilla del tanatorio Nervión de Sevilla, el 25 de julio a las 10:15 de la mañana.

 

Etiquetas

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
X