Libros

Construcción de la identidad mediante la literatura

Las personas necesitan verse reflejadas en la representación cultural para reafirmar su identidad. Sin embargo, todos los grupos sociales no son visibles.

Los individuos que se identifican como LGTB+, al igual que toda persona, sienten la necesidad de encontrar semejanzas entre su vida y las historias narradas en la literatura. 

La comprensión de los sentimientos y la construcción de la identidad propia son procesos que requieren de referentes para reafirmarse. En el caso de las personas LGTB+, resulta más difícil hallar representaciones literarias que brinden libertad de explorar el género o la sexualidad a través de la ficción.

Desde finales del siglo XIX, la literatura LGTB+ ha evolucionado hacia un relato más inclusivo. No obstante, el estereotipo imperante en las obras de mediados del siglo XX es el personaje protagonista de raza blanca y clase social media, herencia de los valores y prejuicios predominantes en la cultura estadounidense.

La representación LGTB+ en la literatura se alimenta de una visión sesgada de la realidad, contribuyendo a la reproducción de estereotipos sobre el colectivo: el rechazo social, el miedo, las amenazas, o la violencia física son elementos vinculados al hecho de ser gay, lesbiana, bisexual o transexual.

Títulos contemporáneos, como Las ventajas de ser un marginado (1999) de Stephen Chbosky,  La muerte de Tadzio (2000), de Luis G. Martín, El viaje de Marcos (2002), de Óscar Hernández Campano; son ejemplos de esta representación que suscitan la siguiente pregunta: ¿es esta la única realidad que le espera a cualquier persona LGTB+?

En un contexto literario en el que la mayoría de autores de novela LGTB+ están fuera del círculo comercial, los personajes del colectivo presentes en obras comerciales quedan reducidos a la desesperación, soledad, dolor o muerte.

A la hora de construir la identidad propia, este tratamiento de la diversidad sexual y de género resulta problemático para quien está descubriendo quién es. Sin embargo, cada vez existen más autores y novelas que contribuyen a una visión positiva de la comunidad LGTB+, donde pertenecer al colectivo no es un problema social.

Cada persona es diferente, y esta literatura, que apuesta por un tratamiento renovado de la diversidad, es un gran avance a favor de todos los individuos que se identifican como LGTB+.

Ser gay, lesbiana, bisexual o transexual no tiene por qué corresponderse con la imagen reflejada en la literatura, que se convierte en un molde estereotipado en el que todo el mundo no puede encajar.

Togayther

Togayther, toda la actualidad LGTBI de Andalucía: Educación, Música, Cine, Chulazos, Igualdad, Guía Gay, Agenda, Fiestas, Tienda y mucho más.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
X