LGTBIfobia

Seglares de la Diócesis de Toledo critican la nueva Ley LGTB+ de Castilla-La Mancha

Un grupo de seglares de la Diócesis de Toledo realiza sus aportaciones al anteproyecto de Ley de Diversidad Sexual y Derechos LGTBI de Castilla-La Mancha bajo el título: "Consideraciones de urgencia"

Un grupo de seglares de la Diócesis de Toledo realiza sus aportaciones al anteproyecto de Ley de Diversidad Sexual y Derechos LGTBI de Castilla-La Mancha bajo el título: «Consideraciones de urgencia». Esta ley actualmente se encuentra en proceso de audiencia pública.

El grupo de trabajo POLIS, formado por seglares del Arzobispado para dar a conocer la doctrina social de la Iglesia; publicó este documento con reflexiones en las que critica la futura norma considerando que su objetivo es: «Imponer ideología sobre la base de cuestiones científicas en las que no hay consenso».

Incluso niegan que la discriminación a la comunidad LGBT+ sea generalizada y argumentan que tampoco hay graves prejuicios contra el colectivo. También critican que las medidas no sean concretas y se manifiestan «radicalmente en contra de toda forma de discriminación y violencia».

Algunas de las críticas del grupo de seglares

El grupo de seglares se basa en que el objetivo debe ser la «protección de las personas»; no «inocular a nivel social una determinada visión del ser humano y controlar su paulatina imposición; afectando gravemente a la libertad personal y colectiva de quienes piensan diferente». Repiten que la visión no se sustenta en estudios científicos «sólidos y consistentes» acerca de la naturaleza del ser humano; y hacen referencia informes sobre acoso escolar (no detallados ni aportados); que demuestran «el bajo porcentaje de las causas relacionadas con la orientación sexual como motivo de discriminación o abuso, muy por debajo de otras como la obesidad o la inmigración».

«No es lo mismo tratar de mitigar o prevenir el sufrimiento de personas con una identidad sentida diferente a su corporalidad; que dar por válidos y promover desde las instituciones públicas principios ideológicos que carecen de consenso en la sociedad y de respaldo científico»; alegan. Opinan que «el texto no expresa las necesidades concretas de las personas que puedan estar en situación de vulnerabilidad; ni ofrece medidas eficaces para prevenir tal situación. Se limita a exponer proclamas genéricas carentes de mandatos normativos concretos, impropios de una ley».

El grupo de trabajo POLIS también critica que la futura ley se presente «como si estuviéramos ante un problema sistémico en Castilla-La Mancha». Dicen que no hay discriminación al colectivo, sino «casos concretos de discriminación por esta causa». Asegura que una ley exclusivamente centrada en esta materia generará el efecto contrario al pretendido «por su exceso»; y «devaluará la influencia de las acciones públicas que se están llevando a cabo con éxito para luchar contra todo tipo de discriminación y violencia».

«Ley contradictoria con la Constitución española»

El colectivo de seglares afirma que algunas partes del texto de proyecto de ley son contradictorias con la propia Constitución española, con: «Una visión muy concreta e ideológicamente sesgada de la persona y su sexo; no basada en evidencias científicas, sino en pura ideología, que pretende imponerse a toda la sociedad». Arremete contra el artículo del anteproyecto que regula el acogimiento temporal de personas LGTB+ en situación de vulnerabilidad. Interpreta que «materialmente se impide» ejercer el derecho al libre desarrollo de las personas respecto a su sexualidad.

Finalmente, tampoco le parece bien la inclusión de infracciones y sanciones en la futura Ley LGTB+. «Muchas de las medidas leídas a la luz» de las sanciones, implican: «Una prohibición general de pensar de forma diferente contraria a la libertad de pensamiento, conciencia y religión».

«Estamos ante una nueva iniciativa constructivista de la conciencia individual y de la colectividad; que en muy poco ayudará a las personas que sufren violencia o discriminación por razón de su orientación sexual; y únicamente generará más confusión y, por ello, sufrimiento, además de múltiples conflictos jurídicos»; concluye.

Pilar Márquez

Periodista. Youtuber en proceso. Amante de la música y el arte en todos los ámbitos y defensora de causas sociales.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba