LGTBIfobia

Neonazis retienen y torturan a un joven bisexual en Chile

La justicia chilena admite a trámite la querella interpuesta por Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (MOVILH) contra seis neonazis por la retención y tortura de un joven bisexual

El pasado mes de junio, seis jóvenes neonazis (uno de ellos menor), retuvieron y torturaron a un joven de 29 años, Francisco Aranda debido a su orientación sexual. La víctima fue atada a un palo y recibió golpes, vejaciones, y hasta descargas eléctricas, en una casa ocupada en Santiago de Chile

Francisco Aranda, un joven tatuador, compartía casa ocupada con sus agresores desde el pasado mes de febrero, debido a sus problemas económicos. Aranda conocía a algunos de ellos, aunque no compartía su ideología neonazi. La convivencia fue difícil desde el principio, y, en el momento en el que los agresores supieron que era bisexual, esta fue insoportable, hasta que se desarrollaron los hechos ocurridos el pasado 5 de junio. Los neonazis retuvieron, desnudaron, y amarraron a un palo a Francisco Aranda, para después golpearlo, lanzarle constantemente agua helada y darle descargas eléctricas. Además, la víctima sufrió durante las seis horas que duró la tortura, diversas amenazas de violación. 

«Me trataban de ‘weco y maricón’, sus golpes iban acompañados de insultos homófobos. Me grabaron, me sacaron fotos, se dieron el tiempo de sacarse selfies conmigo desnudo y amarrado, ensangrentado y semiinconsciente (…) Mientras yo estaba amarrado me dieron golpes de corriente incluso», contó la víctima al MOVILH. «Quedé con fractura maxilofacial y fractura en la costilla. Llegué a urgencias con hipotermia, ya que estuve seis horas amarrado, me tiraban agua helada constantemente, y nunca pararon de golpearme. Quedé inconsciente y llegó un momento en que asumí realmente que me iban a matar. Ya no di más y solo me entregue a lo que venía. Me iban a violar, pero no lo concretaron, porque debido a mis gritos los vecinos llamaron a los Carabineros, los cuales no hicieron nada. Yo solo quería salir de ahí cuando llegaron y debido al estrés comencé con convulsiones. Llegué inconsciente a urgencias», añadió.

La Policía de Investigaciones de Chile ha confirmado la pertenencia de los agresores a grupos neonazis establecidos en el país. El MOVILH presentó una querella contra los seis agresores de Aranda, ahora admitida a trámite, y espera que les aplique el agravante de odio que contempla la «ley Zamudio», ya que la agresión se desencadenó cuando descubrieron que la víctima era bisexual. Esta ley, que pena los delitos de discriminación y odio en Chile, es conocida popularmente con el apellido de Daniel Zamudio, el joven chileno cuyo brutal asesinato homófobo conmovió al mundo en 2012.

Fuente
Dosmanzanas

Marcos del Toro

"Lo normal para una araña, es un caos para la mosca". Luchando, creciendo y aprendiendo cada día.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba