LGTBIfobia

La actitud transfóbica de Isabel García, nueva directora del Instituto de la Mujer

Su cargo ha sido fuertemente cuestionado tras declaraciones de García como: "Las mujeres trans no existen, son transexuales y punto"

La designación de Isabel García como la nueva directora del Instituto de la Mujer ha generado una intensa controversia debido a sus expresiones abiertamente transfóbicas y su oposición a la ley trans y la autodeterminación de género.

Desde su reciente nombramiento, García ha utilizado términos como «dictadura queer» y «delirio queer» para expresar su desacuerdo con la ley trans y la autodeterminación de género. Sus comentarios han provocado la crítica de diversos sectores, incluyendo representantes de Sumar y el partido de Yolanda Díaz, así como colectivos trans y organizaciones progresistas.

Las redes sociales han sido el medio donde García ha plasmado sus posturas, acusando a la ley trans de «amordazar a una parte de la sociedad» y de «desproteger a los menores». Sus mensajes también incluyen señalamientos a Podemos, a quienes acusa de dividir el movimiento feminista.

Esta situación ha generado tensiones internas en el Gobierno, destacando el distanciamiento de algunos miembros del PSOE. La diputada Andrea Fernández y el Secretario de Políticas LGTB+, Víctor Gutiérrez, quienes han expresado su apoyo a las leyes de Irene Montero y han pedido la destitución de García.

El colectivo LGTB+ se ha posicionado en contra

Incluso colectivos trans, como la Federación Plataforma Trans y Euforia Familias Trans-Aliadas, han solicitado la revocación del nombramiento de García. Argumentan que sus posturas son «abiertamente transfóbicas y antiderechos trans». Consideran que sus declaraciones durante la tramitación de la Ley Trans contribuyeron al aumento de los delitos de odio hacia el colectivo trans.

La polémica se intensifica al comparar las posturas de García con los recortes de derechos trans realizados por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Esto ha llevado a diversas voces a expresar su preocupación por la posible influencia de estas ideologías en las políticas que se implementarán bajo la dirección de García en el Instituto de la Mujer.

La designación de Isabel García representa un punto de fricción tanto dentro como fuera del partido, resaltando las profundas divergencias en torno a las políticas de género y derechos LGTBI. La ministra de Igualdad, Ana Redondo, ha defendido el nombramiento, haciendo oídos sordos a las críticas. Esto sugiere una dirección marcada por un cambio de rumbo en las políticas de igualdad en comparación con la gestión anterior de Irene Montero.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba