DestacadasLGTBIfobia

Agresión homófoba en Madrid: “maricón de mierda, deberías morir, sidoso…”.

Un chico estaba saliendo de cenar junto a sus padres por su cumpleaños cuando sufrió una agresión homófoba el pasado 10 de marzo

El pasado 10 de marzo, un chico llamado Juanra sufrió una agresión homófoba en Madrid junto a sus padres cuando terminó de cenar. Durante el pasado domingo, durante la celebración del cumpleaños de Juanra en un restaurante en el distrito de El Retiro de Madrid, podían escucharse varios comentarios homófobos en una de las mesas que le rodeaban. El principal motivo por el que fue víctima de estos comentarios era su forma de vestir, un abrigo de pelo blanco.

Pero la agresión homófoba no fue en este bar, sino en un cajero automático en la Avenida Doctor Esquerdo de Madrid. Cuando Juanra se disponía a sacar el dinero, vio a un hombre alto aproximarse a donde se encontraba él y sus padres. Mientras se acercaba, hacia aspavientos violentos, patadas y puñetazos, y gritando “maricón de mierda, deberías morir, sidoso…”. Tanto Juanra como sus padres hicieron oídos sordos para seguir hasta su vivienda, pero el agresor pasó de largo frente a ellos. Se alejaba mientras seguía con los insultos homófobos como misóginos y con gestos de matarlo.

“Si tienes algún problema podemos aclararlo en la comisaria que se encuentra cerca”. Al hablar con el hombre violento para pedir explicaciones sobre su comportamiento tanto hacia él como hacia sus padres. El padre al ver la tensa situación, decide situarse en medio de los dos. Justo en ese momento empieza la agresión.

El agresor propina varios puñetazos al padre que, junto a su enfermedad neuronal y la hipertensión que padece, hace que se desplome en el suelo. Después se acerca a Juanra para seguir con la agresión mediante patadas y más puñetazos, a la vez que tira a la madre a la calzada.

Varios jóvenes que pasaban por el escenario decidieron intervenir sujetando al agresor. Aprovechando este momento, el joven corre hacia la comisaria para pedir ayuda a la policía local. Una vez separado por completo al agresor de las víctimas, se procede a llamar al SAMUR para tratar las heridas. Tanto el padre, con varias heridas en la cabeza, como la madre, las rodillas magulladas de haber sido arrastrada por el agresor, y el joven hicieron un parte médico.

Resulta que el agresor es una persona violenta que estaba registrada por los agentes por varios antecedentes. El hombre fue detenido por los delitos que arrastraba y por enfrentarse a la autoridad, aparte de lo sucedido.

“Esto demuestra que no estamos a salvo. Los espacios seguros siguen siendo, desgraciadamente, utópicos”.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba