Igualdad

Violencia machista dentro del colectivo LGTB+

“Salud sexual: estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad. Requiere un enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y de las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener experiencias sexua- les placenteras y seguras, libres de coacción, discriminación y violencia”

Las mujeres sufrimos violencia machista: techos de cristal, acoso, violaciones, asesinatos… En la heteronormatividad siempre asumimos que esta violencia proviene de hombres heterosexuales cis. Las mujeres LTB+ sufrimos mucha violencia machista también de personas GTB+.

Normalmente vemos el colectivo como seguro, donde cabe todo el mundo y donde ser tú misma, aunque esto no ocurre realmente: solemos asociar la violencia machista a lo heterosexual y las mujeres en relaciones con otras mujeres no podemos ser víctima. Olvidamos que la violencia machista es social, institucional.

Cuando un hombre gay niega la atención a una mujer trans, niega realidades LTB+, nos fetichiza, ocupa nuestros espacios, nos silencia, critica actividades que planteamos y desprecia nuestras opiniones, sufrimos violencia machista. Lo vemos en nuestros trabajos, entidades LGTB+, eventos de/para el colectivo, médicos e infinidad de ocasiones. Cuando estas situaciones ocurren, una mujer cree que es un caso aislado hasta que habla con otra mujer con la misma experiencia. Nada de lo relatado es imaginario, son casos reales de mujeres LTB+.

El machismo se filtra en nuestras vidas y parece imposible evitarlo. Duele más cuando viene de personas que luchan y pelean cada día por romper estereotipos, estigmas, barreras, y en cambio tratan mal a mujeres de su entorno. Duele saber que alguien que ha vivido la incomprensión nos trate así.

Hay que abrir los ojos. Es momento de que los hombres cis gais se den cuenta del machismo que atraviesan, del trato a sus compañeras, de la interseccionalidad de ser mujer, LTB+, de color… de que su situación de hombre cis conlleva privilegios dentro del colectivo y que hay que trabajarlos.

Da la impresión de que los cis gais acaban por no relacionarse con mujeres: desconectan de nosotras y luego fluye la violencia, que no siempre es física.

Recordad que el machismo, la heteronormatividad y el patriarcado afectan a todos, forzándonos a encajar en una realidad. Los hombres cis gais no se escapan.

Os queremos de nuestro lado, esperándoos con los brazos abiertos. Hay sitio para todxs: como iguales y sin machismos.

Grupo de mujeres LTB, ONG Stop WhatsApp/Telegram: 636 33 86 78

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba