DestacadasIgualdad

Un grupo de curas se rebela y bendecirá las uniones homosexuales

El movimiento de curas rebeldes austriacos seguirá dando su bendición a las parejas homosexuales, ignorando el reciente dictado del Vaticano que lo prohibía

El movimiento de curas rebeldes austriacos que lleva desde 2011 exigiendo la modernización de la Iglesia católica, seguirá dando su bendición a las parejas homosexuales.

Esta decisión confronta directamente con la carta emitida por las autoridades eclesiásticas en la que se recuerda que la Iglesia católica no puede impartir su bendición a las uniones de personas del mismo sexo.

«Los miembros de la Iniciativa de Párrocos estamos profundamente consternados por el nuevo decreto romano que busca prohibir la bendición de las parejas del mismo sexo.

Esta es una recaída a tiempo que esperábamos haber superado con el papa Francisco«, dijo este martes el grupo austríaco.

«La realidad nos ha demostrado que las parejas homosexuales pueden celebrar el amor de Dios en la Iglesia igual que el resto», agregó el grupo religioso, que se autodenomina «desobedientes».

En este texto que compartieron, añadieron que ellos «no rechazarían ninguna pareja que se ame y busque la bendición de Dios«.

El rechazo del Vaticano

El Vaticano había publicado ayer una nota aclaratoria para recordar que la Iglesia católica no puede impartir su bendición a las uniones de personas del mismo sexo, después de que en algunos ambientes eclesiásticos hayan surgido dudas sobre el tema.

El grupo de sacerdotes austríacos asegura que la decisión de prohibir el matrimonio igualitario es ofensiva para los hombres y las mujeres cristianas, y perjudica el verdadero mensaje del Evangelio.

Denuncian que con ella el Vaticano asume que las parejas homosexuales «no son parte del plan divino».

Debido a esto, expresaron la intención de colaborar con el resto de órdenes religiosas que defiendan la unión de las parejas del mismo sexo.

Helmut Schüller
Helmut Schüller

Helmut Schüller

La Iniciativa de Párrocos dirigida por el padre Helmut Schüller ha sido mucho tiempo un dolor de cabeza para el Vaticano. El grupo quiere que se cambien las reglas de la Iglesia para que los sacerdotes puedan casarse y las mujeres puedan convertirse en párrocos.

Este grupo, que está formado por alrededor de 350 sacerdotes y diáconos, tiene el apoyo de 3.000 laicos en varios países.

Se dio a conocer en 2011 un manifiesto en el que «ante el rechazo de Roma a una reforma hace tiempo necesaria», se declaraban obligados a seguir su propia conciencia y desobedecer el mandato del Vaticano.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba