DestacadasIgualdad

Responsabilidad para no minimizar los discursos y delitos de odio

Agresiones físicas, intimidación, insultos, abusos sexuales, daños a la propiedad, denegación de servicios o atención médica y distintas formas de acoso son ejemplos de los delitos de odio que sufren las personas LGTBI solo por el hecho de serlo

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) pide responsabilidad para no minimizar los discursos de odio, ni restar veracidad a los delitos de odio que sufre el colectivo LGTBI, tras conocerse que los hechos que denunció el joven que dijo haber sido atacado en el barrio madrileño de Malasaña no eran ciertos.

Según los datos del Ministerio del Interior, los delitos de odio crecieron en España un 9,3% en el primer semestre de 2021, con respecto al mismo periodo de 2019 (año anterior a la pandemia).

Solo en el primer semestre de 2021 se registraron 610 denuncias por delitos de odio, en su mayoría por racismo, ideología y orientación sexual.

Además, según la encuesta de delitos de odio de Interior, casi el 79% de las personas encuestadas considera que los delitos de odio han aumentado. No obstante, según la presidenta de FELGTB, Uge Sangil, “los datos del Ministerio registran un porcentaje muy pequeño de las agresiones que tienen lugar porque la mayoría no se denuncia”.

 “Por este motivo, exigimos más formación en materia LGTBI para la judicatura y la creación de cuerpos de policía especializados para que las personas LGTBI puedan tener la certeza de encontrar una respuesta adecuada cuando van a denunciar”, reivindica Sangil. “Además, reclamamos una reforma en la tipificación de los delitos de odio para que este tipo de delitos protejan de forma específica y clara a los grupos vulnerables”, señala.

FELGTB también relaciona la irrupción de los discursos de odio en la vida pública española con este incremento de agresiones y de la violencia de las mismas.

Según explica la presidenta, “cuando algo está mal visto socialmente, quiénes lo piensan se cohíben a la hora de expresarlo. Sin embargo, cuando desde la esfera pública se señala y criminaliza al colectivo acusándolo, por ejemplo, de ser un peligro para la infancia o de tener privilegios, las ideas LGTBIfóbicas se ven legitimadas y, tarde o temprano, eso tendrá consecuencias. No se puede estar en contra de los delitos de odio mientras no se condenan los discursos de odio”.

“Además, confiamos en que el abordaje de los delitos de odio siga siendo una prioridad en la agenda de Gobierno y que, al margen de la reunión que se mantendrá este viernes, que es un buen primer paso, se emprendan acciones institucionales reales para parar en seco esta escalada de violencia”, reclama.

“Y es que las personas LGTBI seguimos sufriendo en España agresiones físicas, intimidación, insultos, abusos sexuales, daños a la propiedad, denegación de servicios o atención médica y distintas formas de acoso, solo por el hecho de ser LGTBI, solo esta semana hemos visto varios casos», denuncia Sangil. 

FELGTB ha solicitado una reunión urgente con el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para abordar el tratamiento de los delitos de odio contra el colectivo LGTBI y trabajar de manera conjunta para garantizar la correcta actuación en el abordaje de los incidentes de odio por LGTBIfobia y facilitar los procesos de denuncia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba