Igualdad

La ministra británica de Igualdad desata la polémica por advertir sobre una «epidemia de niños gay a los que les dicen que son trans»

Kemi Badenoch, responsable británica de Igualdad, desata la polémica al alertar sobre una "epidemia" de niños que son dirigidos a la "ruta irreversible" de las transición de género e incomoda al ala más liberal de los diputados conservadores del Parlamento de Westminster

En un movimiento que ha desencadenado fuertes reacciones, Kemi Badenoch, la Ministra británica de Igualdad, ha lanzado una advertencia contundente contra lo que ella describe como una «epidemia» de niños gay siendo influenciados hacia una transición de género. La intervención de Badenoch, que también lidera la cartera de Negocios y Comercio, ha causado molestias entre el ala más liberal de los diputados conservadores en el Parlamento de Westminster.

Prohibición de la «Transición Social» por supuesto impacto en el desarrollo del niño

La ministra abogó por prohibir la llamada «transición social» durante el ciclo de primaria, según las recomendaciones de la próxima guía de comportamiento y gestión escolar, cuya publicación está pendiente desde el verano.

«Estamos viendo, diría yo, casi una epidemia de niños gay a los que les dicen que son trans y les embarcan en una ruta médica de decisiones irreversibles, que luego lamentan», declaró en la Cámara de los Comunes.

También en la Cámara de los Comunes, la ministra expresaba su oposición a que directores y profesores permitan que los estudiantes adopten pronombres diferentes a su género biológico y advertía que la aprobación de la transición social en el entorno escolar no era un acto neutral pues tendría «efectos formativos en el futuro desarrollo del niño».

Condiciones para la admisión de iniciativas de apoyo

Badenoch solo estaría de acuerdo con iniciativas de apoyo a los niños que no se identifican con su sexo biológico en casos extremos y respaldados por la evaluación clínica. Sin embargo, un veto total a la transición social en las escuelas podría contravenir la legislación de Igualdad, según la abogada general del Gobierno, Victoria Prentis.

Reacciones y prioridades

La controvertida intervención de la ministra provocó la indignación del ala más liberal de los diputados conservadores. Elliot Colburn, miembro del Partido Conservador, lamentó que el Gobierno permitiera un «horrible debate anti-LGBT», señalando que las verdaderas prioridades de los británicos eran el costo de vida, el servicio de salud público, la inmigración y el cambio climático.

Este incidente surge en medio de otras discusiones relacionadas con la identidad de género en el Reino Unido, incluida la reciente decisión del alto tribunal escocés que reconoce la competencia del Gobierno central para derogar la ley autonómica de la autoidentificación de género aprobada por el Parlamento de Holyrood el año pasado. Así mismo, la Ministra también anunció que el Reino Unido no aceptará certificados de reconocimiento del género de personas emitidos por países con leyes similares a la tramitada en Escocia.

La controversia sobre estos temas continúa generando debates y divisiones dentro del ámbito político británico donde la tensión no deja de crecer. Tras las duras declaraciones de Kemi Badenoch, la comunidad LGTB+ internacional está expectante a los siguientes movimientos del Gobierno de Reino Unido.

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba