DestacadasIgualdad

El Vaticano aprueba bendiciones a parejas homosexuales, sin equipararlas al matrimonio

El Papa Francisco ya había hablado sobre esta posibilidad el pasado mes de octubre

El Papa Francisco ha dado un paso histórico al aprobar la bendición de parejas homosexuales. Se permitirá que los sacerdotes den su bendición a “parejas en situación irregular”, haciendo referencia a parejas del mismo sexo, divorciados y casados civilmente. 

Sin embargo, se trata de una bendición y no una equiparación en ningún caso al sacramento del matrimonio, así ha querido dejarlo claro el Vaticano. Las condiciones para que este se pueda celebrar son que el sacerdote no la de durante una ceremonia religiosa, invitando a hacerlo en “situaciones informales”, como una visita a un santuario o una oración de grupo. 

La nueva directriz busca separar las bendiciones de las parejas de situaciones irregulares de los rituales matrimoniales, prohibiendo cualquier elemento que pueda causar confusión entre la naturaleza del matrimonio tradicional y las uniones homosexuales o divorciadas. Se destaca que estas bendiciones no requieren las mismas condiciones morales que los sacramentos.

No es un cambio de la doctrina religiosa

Se trata de un cambio pastoral, no doctrinal. Sigue sin modificarse la doctrina católica en cuanto a la definición del matrimonio. Este sigue quedando recogido como la unión entre un hombre y una mujer, abierta a la concepción de hijos. Aunque se trata de un acercamiento amistoso a la comunidad y los primeros pasos de una actitud más acogedora y comprensiva por parte de la Iglesia. 

La decisión del Papa se alinea con su enfoque pastoral proclamado en la exhortación apostólica Evangelii Gaudium de 2013, subrayando la importancia de no obstaculizar la apertura a la trascendencia y la cercanía a Dios en diversas circunstancias de la vida.

La medida tomada por el Papa ha sido considerada como “tímida” por algunas conferencias episcopales, como la belga, que cuenta desde 2022 con una liturgia para la bendición de parejas homosexuales. Religiosos alemanes han criticado la prohibición de realizar estas bendiciones durante ceremonias religiosas.

Un pequeño paso hacia una Iglesia más inclusiva

La medida constituye un pequeño avance en la inclusión del colectivo LGTB+ en la Iglesia, abriendo paso hacia una actitud más inclusiva y adaptada a las realidades de la sociedad actual. Sin embargo, todavía queda mucho por avanzar. Esta unión no queda equiparada ni mucho menos a un matrimonio. Por lo que habrá que seguir esperando a que la Iglesia siga avanzando.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba