Igualdad

Brecha digital LGBTI: investigación pionera destaca la importancia de una inclusión digital significativa para todes

ILGA Mundo lanza 'Acceder a la conexión', una recopilación de datos y testimonios que muestran cómo las disparidades en el acceso digital afectan a las personas LGBTI en todo el mundo

La brecha digital afecta de manera específica a las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex (LGBTI), ha afirmado hoy ILGA Mundo, por lo que escuchar sus historias es esencial para construir una inclusión digital significativa para todes.

Hoy, la organización ha lanzado Acceder a la conexión, una investigación pionera que analiza la compleja interacción entre las disparidades en el acceso digital y las experiencias únicas de individuos y comunidades de diversas orientaciones sexuales, identidades y expresiones de género y características sexuales.

Las investigaciones han mapeado las complejidades de la brecha digital desde perspectivas de género, raza, estatus migratorio, regiones geográficas, contextos urbano-rurales, indigeneidad y discapacidad, entre otras. Sin embargo, hasta ahora apenas existían investigaciones a nivel global sobre los obstáculos que supone para las personas LGBTI. Así, escrito para ILGA Mundo por The Engine Room -una organización sin ánimo de lucro que apoya a la sociedad civil en su uso de la tecnología-, Acceder a la conexión colma este vacío, basándose en datos y relatos de primera mano de defensores de derechos humanos de todas las regiones del mundo.

«Las personas LGBTI han encontrado que el espacio en línea es revolucionario. Ha ayudado a crear comunidad, a liderar movimientos y proporcionar herramientas para hacerse oír, incluso en entornos muy hostiles», afirmó Daniele Paletta, gerente de Comunicaciones de ILGA Mundo y editor del informe. «Sin embargo, estas posibilidades no están al alcance de todas las personas por igual. Hasta la fecha, 2.6 mil millones de personas en todo el mundo permanecen desconectadas. Para el resto de la población mundial, el acceso a los recursos digitales depende de la superación de barreras basadas en aspectos interseccionales de sus identidades.»

Las historias que se cuentan en este informe demuestran que, en todo el mundo, no existe una única narrativa sobre cómo las personas LGBTI acceden a la conexión. Si bien el costo de los datos, la ubicación y el hecho de disponer de dispositivos e infraestructuras adecuadas influyen en la capacidad de cualquier persona para estar en línea, muchas personas LGBTI se enfrentan a la carga de la precariedad económica debido a las dificultades para encontrar empleo, el acoso, el estigma social y una legislación hostil. Estos factores repercuten en su capacidad para adquirir dispositivos y permitirse una cobertura de internet adecuada.

Las plataformas en línea no suelen estar diseñadas pensando en todes: las personas LGBTI con discapacidades se enfrentan a barreras de acceso debido a la falta de prácticas de diseño inclusivas. La predominancia de unos pocos idiomas sobre otros, sumado al filtrado activo de contenidos LGBTI, dificulta enormemente que nuestras comunidades utilicen plenamente los sitios, accedan a la información y la utilicen para defender sus derechos.

Por temor a su seguridad, las personas LGBTI deben negociar entre el anonimato y la visibilidad en línea. Al igual que ocurre con la violencia fuera de Internet, les supervivientes del acoso en línea pueden tener dificultades para encontrar protección jurídica, especialmente cuando sus identidades y experiencias son criminalizadas o directamente desestimadas. Las políticas excluyentes empujan a les trabajadores sexuales LGBTI fuera de Internet a situaciones cada vez más perjudiciales. La vigilancia y las limitaciones a la libertad de expresión representan barreras adicionales para les defensores y las organizaciones de derechos humanos LGBTI, que a menudo carecen de financiación y recursos suficientes para adoptar prácticas de seguridad digital o mejorar su alfabetización digital. 

«La conectividad en línea ha transformado nuestro trabajo como organizaciones LGBTI y nuestra presencia como individuos«, confirma la directora ejecutiva de ILGA Mundo, Julia Ehrt. «Pero también crea un círculo vicioso: aquellas personas que son más vulnerables y están más desfavorecidas económicamente son también las más difíciles de alcanzar y apoyar. Al mismo tiempo, son las más afectadas por los perjuicios de la censura, el bloqueo y el acoso en línea, y todo esto las priva de oportunidades cruciales para defender sus derechos y construir una comunidad.»

Sin embargo, a pesar de los obstáculos a la inclusión digital, las organizaciones de base LGBTI siguen poniendo en práctica ingeniosas formas de servir a sus comunidades, incluidas las menos conectadas.

«Las historias que recopilamos en este informe muestran nuestra increíble capacidad de resiliencia», afirmaron las cosecretarias generales de ILGA Mundo, Luz Elena Aranda y Tuisina Ymania Brown. «Estamos a la vanguardia de promover la inclusión digital para todes, ya sea promoviendo el acceso rural a los servicios de Internet y la capacitación en seguridad digital, movilizándonos para luchar contra la legislación hostil, traduciendo materiales relacionados con el colectivo LGBTI a las lenguas locales, o aprovechando la relativa seguridad de los espacios en línea para realizar trabajos o reunir a la comunidad.»

«Sabemos que estar en línea no es la única manera de servir a nuestras poblaciones», concluyeron Aranda y Brown. «Y, sin embargo, garantizar una conectividad significativa y segura podría abrir todo un nuevo camino de oportunidades, especialmente para aquellas voces que la brecha digital contribuye a mantenerse sin ser escuchadas». Llegar aquellos individuos sistémicamente marginados- bien sea por la brecha digital o de otro modo – sigue siendo el núcleo de la promesa de no dejar a nadie atrás

Togayther

Togayther, toda la actualidad LGTBI de Andalucía: Educación, Música, Cine, Chulazos, Igualdad, Guía Gay, Agenda, Fiestas, Tienda y mucho más.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba