Homofobia

Tensión en Moscú tras la prohibición del «movimiento internacional LGTB» en Rusia

Las primeras consecuencias de la ilegalización, por "extremista", del movimiento LGTB en Rusia llegan a Moscú con redadas en clubes gay

La capital rusa ha sido testigo en los últimos días de un clima tenso y preocupante después de la reciente ilegalización del movimiento LGTB+ por parte de las autoridades rusas. En un giro alarmante de los acontecimientos, la policía ha llevado a cabo varias redadas en clubes gay, generando una gran inquietud en la comunidad global que observa impotente la situación.

La medida de la polémica

La ilegalización del movimiento LGTB+ respondía a la solicitud presentada el pasado 17 de noviembre por el Ministerio de Justicia para prohibir y catalogar al «movimiento internacional LGTB» como una «organización extremista». Esta solicitud era respaldada por el Tribunal Supremo de la Federación Rusa, que proscribía definitivamente el movimiento, abriendo un debate sobre la libertad de expresión y los derechos de la comunidad LGTB+ en Rusia al mismo tiempo que generaba una oleada de críticas a nivel mundial.

Primeras redadas

La decisión ha dado lugar a medidas drásticas por parte de las fuerzas del orden. Apenas 24 horas después de que el Tribunal Supremo de Rusia ilegalizase el «movimiento internacional LGBT», la Policía de Moscú organizaba redadas en lugares frecuentados por la comunidad, como clubes gay y saunas. Según informan medios locales, durante las redadas llevadas a cabo a última hora del viernes, los asistentes fueron retenidos brevemente y sus pasaportes fotografiados bajo la excusa de la búsqueda de sustancias estupefacientes.

La represión histórica de la comunidad LGTB+ en Rusia

La comunidad LGTB+ en Rusia ha sido objeto de una creciente presión por parte de las autoridades. Ya en 2013 se aprobó una ley que prohibía la «propaganda de relaciones sexuales no tradicionales» dirigida a menores, restricciones que se extendieron a todos los grupos de edad el año pasado. Además, en el año 2020, la Constitución rusa se modificó para especificar que el matrimonio era la unión entre un hombre y una mujer, dejando así de reconocer las uniones entre personas del mismo sexo. Todas estas acciones simbolizan un ataque directo a la libertad y la diversidad y ponen en evidencia que los actos discriminatorios y violentos contra el colectivo siguen presentes.

Preocupación internacional por la comunidad rusa

La tensión va en aumento y la preocupación por parte de la comunidad internacional es notable. La represión y discriminación contra personas con razón de su orientación sexual o identidad de género es una de las formas más extendidas de vulneración de los derechos humanos fundamentales.

Frente a esta situación, la comunidad internacional condena estas acciones y exige respeto por la diversidad. Organizaciones de derechos humanos y defensores de la igualdad instan a las autoridades rusas a reconsiderar su posición y a respetar los derechos y la dignidad de todas las personas, independientemente de su orientación sexual.

La situación destaca la importancia de la lucha por los derechos LGTB+ en todo el mundo y llama a la conciencia y la solidaridad con la comunidad rusa que actualmente enfrenta desafíos significativos en términos de igualdad y aceptación.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba