SOMOS COMUNIDAD
Homofobia

Hungría atenta contra los derechos de las personas trans en tiempos del COVID-19

Justo cuando Europa atraviesa un momento complejo por la crisis que ha generado el COVID-19, personas LGBTIQ y otros grupos vulnerables ven como derechos fundamentales comienzan a hacer cuestionados, limitados y desprotegidos

Viktor Orbán, Primer Ministro de Hungría con una extensa trayectoria en negar e impedir que los derechos de las personas LGTB+ sean garantizados, ostenta en estos momentos el poder de gobernar por decreto indefinidamente debido a la crisis COVID-19, lo que significa que ya no necesita consultar a otros legisladores antes de tomar decisiones políticas.

Organizaciones como ILGA-Europe y Transgender Europe (las dos redes más grandes de organizaciones LGBTI y trans en Europa y Asia Central) han mostrado su preocupación ante la tramitación del proyecto de ley general T / 9934 húngaro, que en lo concerniente al reconocimiento legal de las personas trans, propone: cambiar en el registro nacional y en los documentos de identidad la palabra húngara «nem», que significa «sexo» y «género», con una expresión que significa «sexo en nacimiento” como se cita en el Artículo 33. La frase enmendada designaría las características sexuales primarias y los cromosomas, registrando el sexo de las personas por nacimiento en el registro nacional de nacimientos, matrimonios y defunciones, el cual no podría modificarse posteriormente. 

Esta enmienda negaría el acceso a procedimientos legales de reconocimiento de género para personas trans e intersex en Hungría, pero también dejarían en un vacío y desamparo legal la vida de las personas que actualmente están inmersas en tratamientos médicos a fin de obtener el reconocimiento legal de su identidad de género y quienes sufren desde hace dos años como estos procedimientos legales están suspendidos.

El razonamiento que argumenta esta proposición legal, reafirma algunas de las conclusiones del ultimo Informe Anual de ILGA- Europa, en el que se advierte un retroceso extremo en el respeto y reconocimiento de los derechos humanos de las personas LGTB+, así como una total impunidad de representantes políticos en fomentar el odio contra colectivos vulnerables como son las personas trans.

Conscientes de que en la practica, la aprobación de esta norma dejaría fuera de todo reconocimiento legal a las personas trans, el pasado 6 de abril ILGA-Europe y Transgender Europe, solicitaron al Parlamento húngaro y al Comité de Justicia del Parlamento que retiren el Artículo 33, en tanto es contrario a la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que establece claramente el derecho al reconocimiento legal de género para las personas transgénero como un derecho humano.  

El llamado de estas organizaciones internacionales ha comenzado a tener sus resultados cuando el pasado 15 de abril 63 eurodiputados reclamaron al Gobierno húngaro a revocar el artículo 33 del proyecto de ley general y garantizar un marco legal rápido, transparente y accesible para el reconocimiento legal de género, respetando el principio de autodeterminación y de conformidad con las normas europeas de derechos humanos.

Estos procedimientos aseguran el reconocimiento del género legal de las personas transgénero e intersexuales por parte de las administraciones nacionales y les brinda protección contra una mayor discriminación. Bloquear el acceso a estos procedimientos es una clara violación de las normas europeas de derechos humanos y la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos tras el fallo de la Gran Sala de Goodwin v. Reino Unido. [1] Además, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos confirmó en X v. La ex República Yugoslava de Macedonia [2] La obligación positiva de los Estados miembros en virtud del artículo 8 del Convenio Europeo de Derechos Humanos de proporcionar marcos reglamentarios claros para el reconocimiento legal de género

ILGA-Europe y Transgender Europe, también han iniciado una campaña en redes sociales ( #drop33) en la que exigen la eliminación del mencionado artículo del proyecto de ley.

También Transvanilla una asociación de personas trans en Hungría ha lanzado una petición para proteger el reconocimiento legal de género. Puede firmarlo aquí. 

Debemos ser conscientes que nuestros derechos están anclados sobre la historia de nuestro activismo, de nuestra participación en esa lucha continua por la inclusión y no discriminación que también se va cobrando las vidas de quienes no pueden ser reconocidos como sujetos de derechos. Por ello debemos seguir abogando por leyes cuyo objeto no sea la exclusión, sino una inclusión real e interseccional.

[1]  Caso Christine Goodwin v Reino Unido (2002), Solicitud núm. 28957/95 .

[2]  Caso del caso X contra la ex República Yugoslava de Macedonia, Solicitud núm. 29683/16 .

Etiquetas

Livan Soto

Seremos más fuertes cuando tomando nuestras manos celebremos la diversidad. Creo en el Derecho como motor de cambio.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
X