Homofobia

El cuento del homófobo que quería imponer sus reglas

Érase una vez una organización llamada hazteoir.org. Una organización muy muy buena que solo quería “promover la participación de los ciudadanos en la política nacional y los derechos de la persona. ” Iba todo muy bien hasta que un día, el malvado Grupo VIPS, líderes del sector de la hostelería en España, decidió atacar deliberadamente a las familias tradicionales y dedicó un simple anuncio a ello: “Que el 2×1 no te pille sin pareja” donde podía verse de una forma repugnante, anómala y antinatural a una pareja de novios cogidos del brazo. Así que Hazteoir, aconsejados por una Dirección procedentes de antiguos linajes de reyes donde los hermanos y primos se casaban entre sí, se armó de valor y luchó contra esta aberrante publicidad comenzando a recoger firmas para que la retiraran porque según ellos: VIPS debe incluir imágenes que representen a la familia natural. Estas imágenes, y otras parecidas, están por todos lados. En la calle, en los restaurantes del grupo y en las redes sociales. Y niños y jóvenes las están viendo. Niños y jóvenes que podrían ser tus hijos, tus sobrinos o tus nietos. Niños y jóvenes que están siendo confundidos. Cuando llevaban recogidas casi 17.000 firmas de la buena comunidad para salvar a España, apareció el Príncipe de las Leyes, donde a golpe de legislación, desenmascaró al lobo homófobo que se había disfrazado de organización defensora de los derechos de los ciudadanos, para recordarle que existía La Ley del matrimonio homosexual desde hace más de 10 años cuando el Congreso de los Diputados aprobó definitivamente la modificación del Código Civil que permitió contraer matrimonio a parejas del mismo sexo y que les otorga todos los derechos de las uniones heterosexuales, incluida la adopción. El texto recibió el apoyo de la mayoría absoluta de la Cámara, requisito indispensable para salvar el veto que el PP forzó en el Senado. Y, recordó a HazteOir y a su Rey-Presidente que recoger firmas para actuar en contra de la Ley y quitarles derechos a las personas iguales a ellos, es incitar a la sociedad a cometer actos ilegales y que por tanto, se tomarían represalias jurídicas inmediatamente. Cuenta la leyenda, que el último rey de la organización, tuvo un hijo gay y al no poder soportarlo, huyó del reino y nunca más volvió a ser visto. Pero no os preocupéis, su hijo vive felizmente con su marido y sus dos niños en un chalet a las afueras.

Emilio Cuerva

Ojalá llegue pronto el día en que nadie se crea mejor que nadie, seríamos todos más felices. #StopLGTBIfobia

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
X