Homofobia

Asesinan a un joven argelino y escriben con su propia sangre en la pared: “ES GAY”

Un joven médico argelino abiertamente bisexual, Assil Belalta, es asesinado por dos individuos porque "es gay"

Argelia es un país homófobo. La homosexualidad esta penalizada con multas e incluso prisión y el odio por la orientación sexual de las personas se fomenta día a día a través de los medios de comunicación. Tanto que el presidente del Sindicato de Magistrados Argelinos, M Laîdouni, declaraba que los defensores del pueblo LGTB+ “pisotean los valores y fundamentos del pueblo argelino”.

Además, el primer ministro de Argelia, Ahmed Ouyahia, se niega a despenalizar la homosexualidad porque “Argelia es una sociedad fiel a sus tradiciones que no está atrapada en una corriente evolución universal”.

Esta incitación hacia el odio y castigo hacia el colectivo LGTB+ ha causado unas consecuencias irremediables como es el crimen del joven argelino de 21 años, Assil Belalta. Este chico abiertamente bisexual era estudiante de medicina y vivía en el campus universitario de su facultad, pero la pasada noche le tocó vivir un episodio que no desearíamos ni al peor de nuestros enemigos.

Fue perseguido por dos individuos hasta su habitación. Allí ambos decidieron asaltarlo, robarle y matarlo rajándole el cuello. Y tuvieron el “gran gesto” de justificar su muerte a través de un mensaje con su propia sangre en la pared de la habitación:

“ES GAY” 

Alouen, una organización defensora de los derechos de las personas LGBT+ en Argelia, calificó el siniestro como un crimen de odio basado en la sexualidad de la víctima. “Esta homofobia institucional y estatal se trivializa. Y la incitación al odio contra las minorías sexuales en Argelia se convierte en una moneda común para hacer ruido y verter el populismo. Los políticos y algunos medios de comunicación homofóbicos son los verdaderos culpables de este crimen homofóbico que sacudió la ciudad universitaria ayer”.

Sus compañeros y amigos le rindieron homenaje en las afueras de la Facultad de Medicina guardando un minuto de silencio y creando una gran cadena humana que rodeaba todo el campus. 

De nuevo un acto homófono que probablemente quedará impune. Pero no nos cansaremos, no dejaremos de luchar, porque la muerte de Assil no sea en vano y haga prosperar a su nación hacia esa gran “corriente de evolución universal”. 

Etiquetas

Antonio Brenes

Todo pasa por algo, cada piedra en el camino, nos ayuda a aprender. Creciendo.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X