SOMOS COMUNIDAD
Entrevistas

¿Cuánta pluma tiene Valeria Vegas? Te lo cuenta el Plumómetro de Josemola

Valeria Vegas es una mujer que escribe sobre mujeres, especialmente sobre iconos que forman parte de la historia del corazón y de la cultura audiovisual española. De hecho, su cuenta en Instagram es una auténtica hemeroteca donde juega a publicar portadas icónicas del corazón. Aspecto que le ha hecho ganarse el apodo de descontextualizatriz entre sus más allegados.

La conocemos por ser la autora de la biografía de Cristina Ortiz, La Veneno, pero detrás de ese trabajo ‘pop’ se esconden otras obras como el ensayo Vestidas de Azul, sobre el papel de la mujer trans en los años de la Transición o el Documental ‘Manolita, la Chen de Arcos, donde nos explica la historia de la primera mujer transexual que adoptó en España en los años 80.

Valeria Vegas mola (¡y mucho), por eso ha aceptado someterse al test del plumómetro para saber cuál es su porcentaje de pluma sin dudarlo. Eso sí, nos ha pedido que le midamos la pluma y no el martillo porque quiere sacar buena nota.

Con todo el éxito de la serie Veneno me pregunto, ¿está Valeria Vegas hasta el toto de escuchar la canción Veneno pa’ tu piel?

 (Risas). Hace 10 años era bastante difícil conseguir Veneno pa’ tu piel: el vinillo y el cd-single se descatalogaron muy pronto. No había manera, pero un amigo me la grabó en cd y recuerdo escucharla durante horas y horas en el discman de las ganas que tenía. Era como escuchar misa. Y guardo tantos recuerdo entorno a la canción, que siempre es un placer volver a escucharla.

Otra cosa muy graciosa fue la primera vez que fui a casa de Cristina: ¡me despertó a las 7 de la mañana con la canción a todo volumen! Casi me da un ataque al corazón…

¿Eres de las que tienen mal despertar?

¡Para nada! 28 días al mes me despierto cantando, tengo un buen despertar increíble. Incluso cuando tengo un día malo canto canciones como el ‘Estoy mala’ de La Martirio para reírme.

Siempre que tienes ocasión reivindicas tu pasión por el costumbrismo español y las mujeres icónicas, ¿cómo explicas la diferencia de formato entre ‘Veneno’ y ‘Vestidas de Azul’?

‘Vestidas de azul’ habla de cómo ha evolucionado el colectivo transexual social y legislativamente a través de los medios de comunicación, ‘Veneno’ también pero de una manera más pop.

En la televisión de los 90 y principios de los 2000, no había diversidad y la visibilidad se hacía de manera negativa. Por ejemplo, de Carmen de Mairena sólo conocemos la parte humorística, detrás hay una persona que ha vivido la Ley de Vagos y maleantes, y a la que la han metido presa por ello, con ‘Vestidas de azul’ quería reivindicar un poco todo eso y saciar mi curiosidad.

Curiosidad la nuestra por saber cuánta pluma tienes en un porcentaje del 0 al 100%. Así que, si te parece, ¡empezamos con el test del Plumómetro!

¡Por favor!

Puesto que eres una rumbera nata, ¿con qué música amaneciste hoy?

‘Que me quiten lo bailao’ del disco ‘Divina de la muerte’ de las Azúcar Moreno.

¿y con qué pijama perreas por las mañanas?

¡Ui, te lo voy a enseñar! De flores con un tacto muy cachemir.

View this post on Instagram

💙 @_valeriavegas_ mola (¡y mucho!) es una mujer que escribe sobre mujeres, sobre esos iconos que forman parte de la historia del corazón y de la cultura audiovisual española . La conocemos por ser la autora de la biografía de La Veneno, pero detrás hay mucho más: el ensayo el papel de la mujer trans en los años de la Transición (Vestidas de Azul) o el Documental sobre la primera mujer transexual que adoptó en España en los años 80 (‘Manolita, la Chen de Arcos’) . Desde que la conocí en una forma de libros, me generó curiosidad, quise saber más de ella y le propuse someterla al test del plumómetro. ¡Ha sido toda una sorpresa! Valeria es calidad, es divinidad y es risas aseguradas, pero no digo más… valoren ustedes mismxs . . . . . #valeriavegas #elplumometro #josemola #entrevista #vestidasdeazul #laveneno

A post shared by Menos Drama y Más Banana (@josemola) on

¿Qué sueles desayunar para reponer fuerzas?

Pan de centeno. Ese que es difícil de masticar pero me hace creer que es más sano… Luego lo mezclo con un bizcocho y la cago, pero es que soy muy golosa. ¡Ah! Y me gusta desayunar mirando los archivos de Televisión Española A La Carta con programas de los 90 como el ‘Hola Raffaella’ o ‘El semáforo’.

Pagaríamos por verte a través de un agujero desayunando con tu cachemir…

Peco de mala postura, reconozco que me siento fatal. No como Homer Simpson pero sí es cierto que me espatarro un poco… ¿eso resta mucha pluma?

No te preocupes, tenemos en cuenta muchas cosas como por ejemplo la funda de tu teléfono.

Es de florecitas rosas como el pijama. El año pasado tenía una que era un pony de los 80 pero dejé de llevarla porque era muy incómoda.

Hablando de teléfonos y fundas, ¿qué es lo primero que sueles mirar del móvil mientras desayunas?

El mail. Soy una coleccionista nata y a partir de las 7 de la mañana es cuando empiezan a llegarme las alertas de esas cosas que me quiero comprar. Si se me pasa y miro el mail a las tres de la tarde, seguro que otra me ha quitado el producto.

Menudo peligro tendrás de shopping

Mi marido me lo dice mucho… Da igual que vaya comedida, siempre que voy a comprar termina cayendo algo de leopardo o de brillo.

Total, esta cuarentena lo estás petando en Amazon.

No tanto, le tengo un poco de miedo a la post cuarentena…

Mucha gente desconoce que ser periodista y freelance no suele estar bien pagado, hay que trabajar de lo que se pueda como, por ejemplo, en Cannabis Magazine.

(Risas) ¡Es verdad!, hace 5 años y a través de un amigo conseguí un trabajo para Cannabis Magazine. No sabía qué hacer porque no soy nada porrera pero al final se me ocurrió mezclarlo con el cine e hice un primer artículo sobre los porros en el cine español, en plan: Manolo Escobar se fumó un porro en la película tal… Y gustó mucho, se dividió en 6 entregas y 3 meses de trabajo.

Pude descubrirlo en tu Wikipedia, por cierto, ¿la has leído?

Hace unas dos semanas me escribió un chico para decirme que me la había hecho.

Pues nos falta un dato muy importante: Valeria Martínez alias Valeria Vegas, ¿por qué Vegas?

Dato freak: siempre me han hecho mucha gracia los nombres cuya inicial coincide en el nombre y el apellido como Loles León, Anabel Alonso, Marilyn Monroe… Esto lo ha hecho siempre Jhon Waters en sus películas y siempre pensé: ‘el día de mañana quiero  firmar como VV’ pero no se me ocurría nada.

El inicio de mi transición coincidió con el viaje de fin de carrera, ya era Valeria, pero no Vegas. Total que fuimos de viaje a California, a Las Vegas, y me quedé tan enamorada de esa ciudad tan apocalíptica que volví siendo Valeria Vegas.

Dicho eso, vamos a ponernos un poco más intensas con la última pregunta: si pudieses viajar al pasado, ¿qué le dirías a ese niño que no sabía que se convertirá en Valeria Vegas?

Le diría que disfrute de su diferencia porque lo que nos hace diferentes es lo que después nos hace fuertes, aunque tengan que pasar años hasta que aprendes a vivir con tu diferencia.

Ya tenemos el porcentaje de tu pluma, antes saberlo ¿quieres subir nota con las preguntas indiscretas?

¡Sí, voy a subir la nota!

La pregunta indiscreta del público es: ¿dónde tienen mejor sexo los escritores, en la vida real o en la literatura?

Creo que en la ficción… Imagínate a señores tan muermos como Umbral o Camilo José Cela… seguramente se ponían más cachondos escribiendo que viviéndolo. Por cierto, quiero dejar claro que tengo muy buen sexo.

Y la pregunta indiscreta de La Prohibida es ¿cuál es ese proyecto secreto que estás deseando que vea la luz?

Tengo un proyecto secreto que consiste en hacer una recopilación del universo pop a través de personajes fascinantes de España y de cómo ese universo nos ha salvado a las raras en multitud de ocasiones.

¡Menos mal que escogiste que te midiésemos la pluma y no le martillo! Porque te aseguro que suspendes y te envío a septiembre. Dicho eso, ¡el plumómetro ha determinado que la pluma de Valeria Vegas es del 93%!

NOTA: El test del Plumómetro es una reivindicación en clave de humor sobre la libre expresión de género. Un modo de jugar y romper con etiquetas creadas a partir del binarismo de género hombre (masculino) y mujer (femenina), y de premiar ‘la pluma’, tanto la masculina como la femenina.

Etiquetas

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
X