En Pantallas

Callejeros nos cuenta la historia de un gitano gay de Las Tres Mil

En el programa de Callejeros acude a Sevilla para visitar al gitano gay para enseñarnos su chalet de Las Tres Mil Viviendas de Sevilla

Callejeros hizo su retorno a la cadena Cuatro el pasado miércoles, tras una ausencia de 10 años desde su última emisión. El episodio de regreso, titulado Vecinos molestos, exploró las dificultades de convivir con vecinos problemáticos, destacando los desafíos de la vida comunitaria a través del intrépido trabajo de sus reporteros.

En este capítulo, el programa se adentró en el barrio español con el menor ingreso per cápita Las Tres Mil Viviendas. El propósito era descubrir las historias de las personas más amables y trabajadoras del barrio, que resultaron ser muchas. A pesar de los estigmas que rodean a este lugar, frecuentemente considerado como un gueto, sus residentes muestran una notable humildad, alegría y un esfuerzo admirable por dignificar su entorno y convertirlo en un hogar.

En Las Tres Mil de Sevilla, se encuentra un chalet propiedad de Manuel, un gitano gay que ha sacado provecho de las lecciones aprendidas en su comunidad. Después de regresar a su hogar fortalecido, Manuel disfruta ahora de un trabajo que le apasiona, demostrando que es posible superar adversidades y alcanzar el éxito.

Manuel describe a sus vecinos como observadores agudos de todo lo que ocurre en la zona. A pesar de haber salido del barrio y haber viajado por el mundo, trabajando en un parque de atracciones en Holanda y estudiando teatro en París y Budapest, está listo para mudarse a Alemania. Inicialmente con dificultades en el idioma inglés, Manuel asegura ahora dominarlo a la perfección, evidenciando un notable crecimiento personal y profesional.

Al compartir su historia, Manuel resalta que, aunque no posee mucho, se siente feliz con lo que tiene, considerando sus logros como fruto de su esfuerzo y perseverancia. A pesar de los desafíos que ha enfrentado debido a su procedencia en Las Tres Mil, su identidad gitana y su orientación sexual, su experiencia subraya la importancia de la resiliencia y la determinación en la búsqueda del bienestar personal y profesional.

«Ha sido muy complicado, no lo he tenido nada fácil», explicaba Manuel, refiriéndose a las dificultades que ha enfrentado, la discriminación por su orientación sexual. Sin embargo, hoy en día se encuentra en buenos términos con su familia y se considera una persona fuerte y valiente que puede proclamar su identidad con orgullo en su barrio.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba