ChulazosNoticias

El regalo perfecto de Reyes Magos

El guapo esquiador acrobático Gus Kenworthy vuelve a la actualidad tras su paso por Rupaul Drag Race All Stars 4

Por si aún no lo sabías, Rupaul Drag Race ha vuelto con sus All Stars. Una buena noticia, ya de por sí, pero que siempre, temporada tras temporada, trae algún aliciente extra. Ya que, además de conocer a las mejores drag del momento, Mama Ru te presenta a los chulazos más potentes de los Estados Unidos de América.

Gus Kenworthy desnudo

En la cuarta entrega de las All Stars no iba a ser menos y, con apenas tres programas emitidos, ya nos hemos enamorado de uno de sus invitados. El chico es bastante conocido ya que se convirtió en el pasado 2018 en el primer esquiador abiertamente gay en participar en unos Juegos Olímpicos de Invierno. Hablamos de Gus Kenworthy, el primer chulazo de este nuevo año y no creo que hubiese una mejor opción.

Gus Kenworthy desnudo

Sin desvelar demasiado, decir que Gus se convierte en su aparición de la nueva temporada de Rupaul Drag Race en uno de los protagonistas de un Snatch Game muy especial y dedicado a la búsqueda del amor. Es decir, que las estrellas a las que imiten las drag tienen que competir por ganarse el corazón de este guapo esquiador acrobático británico-estadounidense. Por el que a más de uno no nos importaría competir aunque no llevemos pelucas y plataforma.

Gus Kenworthy desnudo

La aparición de Gus en el programa fue como la de un ángel o un lindo querubín rubio con ese pelo rizado y su sonrisa angelical. Una monada de 27 años de edad que, en la vida real, tiene el corazón ocupado, ya que le pertenece al actor Matthew Wilkas. Con él protagonizó el famoso beso en los Juegos Olímpicos de Pieonchang, Corea del Sur, que dio la vuelta al mundo y fue todo un ejemplo de visibilidad LGTB+ en el mundo del deporte.

Gus Kenworthy desnudo

Pero como mirar no compromete a nada, aunque más de uno quisiera, darse una vuelta por su perfil de Instagram se convierte en un ejercicio sano y de obligado cumplimiento para seguir cayendo rendido a los pies de este guapo deportista. Si es que es como el novio que cualquier madre querría para sus hijos o el candidato perfecto para dar vida a un príncipe de cuento de hadas en pleno siglo XXI.

Gus Kenworthy desnudoEsa sonrisa perfecta y siempre visible, como su amor por su novio y sus perros. Si es que es para comérselo o, al menos, canibalismo a un lado, darle un buen achuchón. Sobre todo tras ver la tira de fotos que tiene en su cuenta con el pecho al aire. Ese torso definido, tatuado y con vello, como los de su barba, en ocasiones, y que le confiere un aspecto de hombre de la montaña, de leñador de invierno, muy acorde con su profesión.

Gus Kenworthy desnudo

Por no hablar de esas fotos desnudos en la nieve, esquí a cuesta, que debieron derretir más de un copo nevado con su presencia. Sobre todo con esas portentosas posaderas que en alguna ocasión han sufrido los estragos de los peligros de su profesión, posando con sus cachas más moradas que La Lirio de la copla.

Una monada de chico, que incluiría con los ojos cerrados en mi carta a los Reyes Magos, si no supiera de antemano, que Sus Majestades de Oriente son mi marido. Y no estoy muy seguro de que estuviese por la labor de que este guapo esquiador se pasease por los pasillos de nuestro pequeño piso con los esquís en la mano y como su madre lo trajo al mundo. Más que nada por los arañazos y desperfectos que nos ocasionaría en paredes y puerta. Por lo demás, el regalo perfecto de Reyes.

Etiquetas

Fran Ricardo

Periodista y community manager de profesión. Bloguero de afición. Aunque me defino más como un contador de historias que se lo pasa bien hablando de chicos en los vestuarios. Vive y deja vivir, pero sobre todo 'Be yourself'.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X