Cultura

Los Pipis: ¿Hay vida en Marte?

Desde su departamento en el barrio de Palermo (Buenos Aires), ‘Los Pipis’, dos jóvenes libretistas argentinos, apuestan por no quedarse de brazos cruzados y seguir creando, en plena pandemia y aún en aislamiento

Vemos un cielo lleno de estrellas. Un objeto volador no identificado cruza la pantalla. Estamos en Dublin, en 1854. En la casa de los Wilde. Una mucama abre la puerta de entrada y se encuentra con un bebé abandonado. Años más tarde, en el colegio, el pequeño Oscar le responde a su maestro: “Quiero ser un ídolo pop”. Tan queer como genial es la introducción del film Velvet Goldmine (1998, Todd Haynes). Tan queer como geniales son Los Pipis la pareja de creadores al que todo el mundo quiere ver.

El día que la Tierra se detuvo, Federico Lehmann y Matías Milanese, intuyendo que necesitaríamos una dosis de felicidad online para paliar la angustia del encierro y la pandemia, se miraron a los ojos y se dieron cuenta que la única respuesta posible era seguir en movimiento.

Los PipisAsí fue como, impulsados por el deseo y la pasión que los caracteriza, transformaron la obra que venían haciendo los domingos a la tarde en Timbre 4, el teatro de Claudio Tolcachir, para trasladarla al mundo virtual.

Desde su cuenta de Instagram, cuando todavía no se habían popularizado los vivos, Matías Milanese y Pamela Adomaitis, los protagonistas de Lo único épico aquí lo hemos robado… interactuaban como lo hacían en la sala de teatro pero, ahora, cada uno desde su casa, sin perder ni el juego ni la magia.

La experiencia teatral/audiovisual resultaba de una libertad narrativa y de puesta en escena hermosa. Todo estaba pensado para explotar al máximo las pocas posibilidades que les daba una transmisión a través de esa red social.

Tan queer y geniales resultaron esos ‘vivos’ que los Pipis aprovecharon el impulso creativo para ir más allá, creando el Pipipalooza: Amigues leyendo, un encuentro virtual de lecturas y música por el que pasaron los artistas más influyentes de la escena teatral porteña (las ‘funciones’ del Pipipalooza se pueden encontrar en su Canal de Youtube). Entonces, Matías y Federico, Los Pipis, se convirtieron en pequeños ídolos pop y nadie pudo detenerlos.

Los Pipis¿Qué se siente al ser tan joven?

Hoy, a un año y pico desde el inicio de la pandemia, Los Pipis, prolíficos y multifacéticos, se multiplicaron. Más allá de los espectáculos que lograron montar en la presencialidad (Perritos de porcelana en el Centro Cultural San Martín y Esta historia está re buena en la Fundación Cazadores) podemos encontrar tres de sus proyectos audiovisuales en la plataforma Timbre 4 TV (donde, además, podemos acceder a material inédito de Claudio Tolcachir y otrxs artistas). Cómodxs, desde casa, arrellanados en nuestro sillón favorito y desde cualquier parte del mundo, podemos ver cómo estos pibes la rockean.

Los años fosforescentes (Parte 1 y 2)

Con Sofía Gala Castiglione, Matías Milanese, Federico Lehmann y Ana Julia Angliello

Una lectura performática, un historia de dos partes y diez episodios, donde Los Pipis se atreven a experimentar con el lenguaje teatral y audiovisual proponiendo una experiencia extraterrestre. Protagonizada por Sofía Gala Castiglione, hija de Moria Casán, ícono gay argentino.

Los PipisRelámpago

Con Matías Milanese y Federico Lehmann

Un falso documental donde, con reminiscencias a ‘Paquita Salas’, la gran creación de Los Javis, Los Pipis se enfrentan a su primer hater en las redes. Un cortometraje que está lleno de amor, donde se arriesgan por nuevos lenguajes, a nuevas formas de contar, donde muestran que no le tienen miedo a nada.

Lily y el zorro

Con Matías Milanese y Dani Flombaum

Cortometraje ganador del Concurso ‘Teatro sin Teatro’, organizado por Timbre 4 con el apoyo de Buenos Aires Cultura. Acá Los Pipis perfeccionan su puesta en escena y nos demuestra que también son capaces de hacer cine. Un pequeño y bello poema audiovisual.

No estoy seguro de que haya vida en Marte. Lo que sí puedo confirmarles es que hay marcianos en la Tierra. Jóvenes extraterrestres que no le tienen miedo a nada. Que son pasionales. Frescos. Libres. Que son ídolos pop. Como Wilde, como Bowie, como Gaga. Y a sus obras hay que escucharlas a todo volumen.

Los Pipis
Foto: Saturno Diluqui (@saturno_shutter)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba