Cine

Películas imprescindibles del cine LGTB+

Conscientes de que el amor no entiende de géneros, cada vez más directores y productores aúnan la realidad LGTB+ y el séptimo arte. Porque si, desde el nacimiento del cine, no todas las historias son iguales, tampoco tienen por qué serlo sus protagonistas

Las películas LGTB+, impregnadas de afán de lucha y reivindicación, siguen ganando espacio en la gran pantalla. Según los datos de la GLAAD, la representación del colectivo LGTB+ en el cine alcanzó el 18% en 2018, una cifra significativa si la comparamos con años anteriores. Sin embargo, algunas películas siguen juzgando a los personajes LGTB+ por su orientación sexual. Por ello, no solo es fundamental que las producciones cinematográficas de esta temática lleguen al público, sino que, además, promuevan romper, de una vez por todas, con los estereotipos que siguen aferrados al colectivo. Uno de los títulos que marcó un punto de inflexión es Brokeback Mountain (2005) al desvanecer tópicos como la feminidad en hombres homosexuales gracias a su historia de amor entre dos varoniles vaqueros.

Si hablamos de icónicas películas LGTB+, no podemos pasar por alto el primer largometraje que logró introducir al colectivo en las nominaciones de la Academia: Domingo, maldito domingo (1971). Este filme, pionero en Gran Bretaña en mostrar a dos hombres besándose, nos traslada a la vida de un joven bisexual que mantiene relaciones amorosas con un exitoso médico y una mujer divorciada.

peliculas cine lgtb
Domingo, maldito domingo

No son menos los romances entre personajes femeninos, aunque sus historias, rebosantes de dramatismo, nos suelan dejar agridulces desenlaces. En estas, la trama gira en torno a la conexión sentimental y sexual que experimentan sus protagonistas y la madurez que alcanzan por las dificultades que rodean a su relación. Un ejemplo de ello se da en La vida de Adèle (2013), sobre dos chicas jóvenes que descubren el amor, y en Carol (2015), donde las protagonistas sufren las consecuencias de enamorarse en una sociedad opresora.

En España, también destacan grandes joyas del cine LGTB+. Un clásico entre los clásicos es Todo sobre mi madre (1999), ganadora del Globo de Oro y el Óscar a la mejor película extranjera. El hijo de la protagonista muere y ella sale en busca del padre, quien es, ahora, una mujer transexual. Ese mismo año se estrenó la estadounidense Boys don’t cry, un homenaje a Brandon Teena, hombre transgénero víctima mortal de transfobia.

A pesar de que todas ellas son consideradas imprescindibles, hubo que esperar medio siglo para que una película LGTB+ se llevara, por primera vez, el Óscar a la mejor película. Nos referimos a Moonlight (2016), una conmovedora historia que profundiza en las dificultades que vive un joven afroamericano, durante distintas etapas de su vida, para afrontar su homosexualidad en el ambiente hostil en el que se desenvuelve.

Igual que estas, muchas otras películas siguen impulsando la creación de personajes representativos para el colectivo. No obstante, no debemos olvidar que aún queda mucho por hacer y muchas más historias que contar. Mientras tanto, sigamos disfrutando del cine LGTB+.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
X