CineDestacadas

El despertar sexual en el cine LGTB+ latinoamericano

Lejos del ocultamiento pero aún buscando la visibilización, el cine latino reciente ha producido un enorme salto en la representación de las minorías LGBT+ adolescentes. En esta nota haremos un recorrido por cinco títulos indispensables del cine queer para millennials

Hasta finales de la década de los 90s, la representación adolescente del colectivo LGTB+ estaba invisibilizada en el cine latino. Incluso en películas supuestamente vanguardistas como Rapado (1991, Martín Rejtman) cualquier alusión al amor entre muchachos (o muchachas) estaba despojada de todo erotismo o alegría. Hubo que esperar hasta el 2001 donde, desde México, Alfonso Cuarón irrumpió con Y tu mamá también.

¿Cómo olvidar la escena en la pileta donde Tenoch y Julio se masturban hablando de Julia, su prima española? Es precisamente Maribel Verdú quien, con la experiencia europea a cuestas, los invita a unirse en un beso cargado de testosterona. Alerta de spoiler: el gran problema de la película de Cuarón es su desenlace. Lamentablemente, el final feliz está prohibido para estos ‘charolastras’.

Algo similar sucede en XXY (2007), el memorable retrato de Lucía Puenzo de una adolescente intersexual cuyos padres deciden aislarse del mundo para que su hija pueda crecer sin prejuicios. Sin embargo, cuando los demás chicos del pueblo descubren el ‘secreto’, la acosan e intentan abusar de ella. A pesar de su final algo agridulce, la película de Puenzo logró envejecer con dignidad y hoy puede redescubrirse en Netflix.

En el 2010, el brasileño Daniel Ribeiro nos sorprendió gratamente con su cortometraje Eu Não Quero Voltar Sozinho. El film cuenta la historia de un adolescente ciego que se enamora de su nuevo compañero de curso. Sin golpes bajos, resultó un bello retrato adolescente que, cuatro años más tarde, logró su adaptación al largometraje. Sin embargo, la película que había sido propuesta para formar parte del programa Cine Educação en Brasil, más tarde fue prohibida en las escuelas de los estados más conservadores. Afortunadamente, y a pesar de la censura, el cortometraje puede verse de manera gratuita en YouTube.

cine LGTB+ latinoamericanoLa aparición de Internet implicó para los y las adolescentes LGTB+ esa fuente inagotable de información que venía a suplir (y todavía lo hace) la falta de una Educación Sexual Integral en Latinoamérica -y en España-. Yo, adolescente (2019, Lucas Santa Ana) es la adaptación cinematográfica del fotolog homónimo de Nicolás Zamorano (Zabo) con el que muchos gays nos sentimos representados en nuestra pubertad, dos décadas atrás. Si bien la película recibió críticas muy dispares, logró transformarse en un retrato bien recibido por las minorías en él representadas y supo ser todo un éxito de visualizaciones en plena pandemia.

Finalmente, en el 2021 pudimos ver Todos tenemos un muerto en el placard y un hijo en el closet de Nicolás Teté. La película (multipremiada en festivales de temática LGTB+) retrata el regreso de un joven a su pueblo natal para celebrar el aniversario de sus padres. Teté acierta en un discurso actual y sin moralinas qué significa hoy ser gay y adolescente en Latinoamérica.

Si bien estas cinco películas pueden considerarse memorables (y hasta exitosas), aún la representación del colectivo LGTB+ adolescente está en plena pubertad en América Latina. Es que, mientras exista un caso de discriminación o acoso en las escuelas, una historia de violencia homo-lesbo-transfobia en las calles o en las familias, la visibilización de estas temáticas será necesaria (y urgente) en el cine. ¡Larga vida al cine queer latino!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba