Cine

Andelasgai: Crítica de la película «Jonathan»

  • Título: Jonathan (2016)
  • País: Alemania
  • Duración: 99 minutos
  • Género: Drama. LGBT
  • Dirección: Piotr J. Lewandowski
  • Guión: Piotr J. Lewandowski
  • Reparto: Jannis Niewöhner, André Hennicke, Julia Koschitz, Thomas Sarbacher, Barbara Auer, Max Mauff

Jonathan es un joven granjero, hijo único, que debe trabajar en la granja y cuidar de su padre enfermo. Cuando uno de los amigos de la infancia de su padre aparece, los secretos familiares emborronan la visión que Jonathan tiene de la vida.

La vida de Jonathan (Jannis Niewöhner) se caracteriza por una rutina que tiene que cumplir a diario: levantarse temprano, realizar las tareas de la granja y cuidar de su padre enfermo (André Hennicke), responsabilidad que tiene que afrontar solo a pesar de vivir junto a su tía (Barbara Auer). Todo cambia con la llegada de Anka (Julia Koschitz), contratada para ayudar a Jonathan con el cuidado de su padre.

Jonathan Film

Piotr J. Lewandowski construye un relato donde la herencia familiar es uno de los ingredientes principales. Siguiendo los pasos de su padre, Jonathan hereda el trabajo en la granja, tarea que realiza sin plantearse otras opciones hasta que su mejor amigo (Max Mauff) le comunica que abandona el pueblo para estudiar. Reproduciendo el patrón marcado por el padre, la granja comienza a convertirse en una jaula que mantiene atrapado al espíritu del joven. En este sentido, la aparición de Anka supone un soplo de aire fresco para Jonathan, que rápidamente siente una fuerte atracción hacia ella. Las atenciones hacia su padre consolidarán el vínculo recién nacido entre ambos, transformando su relación en un respiro necesario para Jonathan.

Sin embargo, el apoyo emocional de Anka se verá eclipsado con la inesperada presencia de Ron (Thomas Sarbacher), antiguo amigo de su padre. La hostil bienvenida con la que la tía del joven recibe a Ron es el detonante que desencadena una red de secretos y mentiras que perturbarán la tranquila existencia de Jonathan.

Jonathan Fim

A partir de entonces, la granja, considerada como su hogar, deja de ser un lugar agradable y familiar, convirtiéndose en un campo de batalla donde la búsqueda de la verdad se topará con los sentimientos ocultos de un hombre incapaz de olvidar su primer amor. A este respecto, adquiere especial relevancia la sugestiva fotografía del filme que exalta la belleza de la naturaleza que rodea a los personajes, donde predominan los colores propios de ésta como el verde y el azul.

La constante búsqueda de sus orígenes se encuentra con el espacio natural en el que se emplaza la granja y la tierra que el propio Jonathan sostiene entre sus dedos. La ausencia materna le obliga a buscar más allá de lo humano, concibiendo la naturaleza como origen de su propio ser y apropiándose de la creencia de que todos los seres pertenecen a la naturaleza, considerada madre.

Jonathan narra una historia familiar donde la herencia trasciende cualquier valor material y se convierte en un modelo de vida que se transmite de generación en generación. Lewandowski presenta la búsqueda de la verdad como un camino lleno de piedras donde a veces las sorpresas no son del gusto de quien las recibe y la realidad no siempre hace libres a quienes la encuentran.

Tráiler

Etiquetas

Rachel Vega

Creo en la creación de historias como herramienta para transformar el mundo y brindar visibilidad a la diversidad que nos enriquece como personas.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
X