Chulazos

El lado más sugerente del Yoga con OSO Project

El perfil de Instagram de un vasco afincado en Madrid que comparte con el mundo sus evoluciones con el yoga y las acrobacias

Nunca el yoga había sido tan interesante, así como las acrobacias o los saltos de trampolín, hasta que se cruzó en nuestras vidas a través de las redes sociales el Proyecto Oso u Oso Project, para los bilingües. Un perfil de Instagram puesto en marcha por Ignacio, un vasco de 45 años, de Donostia, que lleva 20 años viviendo en Madrid, en el que comparte sus evoluciones en la práctica de estas modalidades deportivas.

oso project

Tras crear varios perfiles en Instagram que fue borrando con el tiempo, ya que “eran sólo fotos mías y no le veía la razón de ser a compartir fotos personales con desconocidos”, este perfil surge con la intención de contar una aventura, un camino que le apetecía compartir con todo aquel que quisiera.

oso project

Y es que “cuando comencé con las acrobacias y los saltos, enseguida me di cuenta de que este iba a ser un proceso de muchos pasos, que me apetecía documentar como pequeños logros”. Puesto que, prosigue, “uno rápidamente olvida lo mucho que ha costado llegar a determinado nivel y la ilusión que vivió cuando hizo su primer mortal y medio, o cuando alcanza determinado grado de flexibilidad”.

oso project

Pero Ignacio también disfruta haciendo el gamberro y compartiendo unas risas, como los lunes, por ejemplo, que son famosos por sus ‘fuck Mondays’, en los que a menudo publica planchazos o caídas, siempre desde el punto de vista del humor. Sin olvidar, claro está, la provocación, ya que, en redes sociales, es más de provocar, de muchas maneras, incluida la sugerencia, a aquel que se asome a ver sus publicaciones, aunque sólo le provoque una sonrisa.

oso project

A la hora de hacer yoga, como lo que se busca es alcanzar la paz con el cuerpo y el ser, el desnudo, sin aditivos, es la mejor forma de expresarlo. Aunque, hay posturas, explica Ignacio, “en las que determinadas partes no cuelgan de maneras muy estéticas y la foto, desde un punto de vista artístico, probablemente quede mejor con algo que lo disimule o sujete”.

oso project

Con poca o nada de ropa, las fotos de OSO Project son toda una delicia para los sentidos. Ver las mil y una formas o poses que puede adoptar un cuerpo tan simétrico y moldeado, como el de Ignacio, es un verdadero placer con el que nos alegra cada día.

oso project

Por lo que, desde su puesta en marcha ya cuenta con más de 20 mil seguidores en Instagram. La clave de este éxito para su protagonista, “tener una historia que contar, que compartir, más allá de fotos sin camisetas, que también las hay, y con la que sorprender. Esto es lo que hace que la gente muestre interés por tu perfil y te siga”. Además de ofrecer “una imagen muy real de mí y de lo que hago… nada es perfecto ni quiere serlo… pero es muy real, para lo bueno y lo malo”.

oso project

Detrás de OSO Project está Ignacio, licenciado en Física y con un master en Ingeniería de Telecomunicaciones, pero que, profesionalmente, se ha dedicado la mayor parte de su vida laboral a dirigir proyectos de Banca Digital. Además durante cuatro años ha sido DJ en muchas fiestas del ambiente de Madrid y otras ciudades de Europa, sobre todo en ambientes bear, de ahí el nombre de su perfil, ya que nunca fue un oso como tal, pero se quedó en un OSO Project.

oso project

Como pueden comprobar los que siguen su día a día, Ignacio practica gimnasia deportiva, saltos de trampolín, yoga y trampwall (en cama elástica). Lo hace dos o tres veces al día, “pero es por vicio, ya que para mí es como jugar… como un niño, pero de mayor”.

oso project

Y el resultado es el cuerpazo que luce en sus actualizaciones diarias, ya que, con estas disciplinas deportivas lo interesante es que se crea una musculatura y estructura ósea mucho más funcional y útil, que se utiliza para poder moverse haciendo un pino o saltando en una acrobacia. “La masa muscular que no es funcionalmente útil realmente se convierte en un lastre que debes evitar”, asegura. 

oso project

Así que sólo nos queda animarles a que se sumen a este OSO Project y, además de disfrutar con Ignacio, su cuerpo y sus posturas acrobáticas, se animen a emularlo y, si se atreven, a compartirlo con el mundo a través de las redes sociales, ya que todos podemos ser un #osoproject.

oso projectoso project

Etiquetas

Fran Ricardo

Periodista y community manager de profesión. Bloguero de afición. Aunque me defino más como un contador de historias que se lo pasa bien hablando de chicos en los vestuarios. Vive y deja vivir, pero sobre todo 'Be yourself'.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Podría interesarte

Cerrar
X