Chulazos

Descubriendo el patrimonio humano andaluz

Miguel Orval, un morenazo cordobés que levanta pasiones en Instagram

Andalucía entera debe ser Patrimonio de la Humanidad y no me refiero, sólo, a su tierra, su historia, sus ciudades o su cultura. Sino a su gente, sobre todo, a sus hombres, ya que, me atrevo a afirmar, por ser lunes, que no hay chulazos más guapos en el mundo que los andaluces. Y ahora que me perdonen los del resto del planeta.

Pero cuando veáis a nuestro hombre de la semana, seguro que me dais la razón y más de uno le pondrá una o dos velas a San Rafael para que cada día que se despierte tenga la visión de este morenazo cordobés a su lado. Por eso lo del arcángel, que cada uno puede ponerle la vela al santo que quiera, pero, siendo patrón de Córdoba, seguro que tiene más mano para responder a nuestras súplicas.

Miguel Orval

El chico se llama Miguel Orval y poco más sabemos de este guapazo andaluz, moreno de piel y pelo, al que no podemos dejar de mirar desde que lo hemos descubierto en Instagram. Allí ya lo siguen más de 32.000 personas y lo único que dice de él, y lo hace en inglés, que ya hablaremos de su faceta políglota, es “Este soy yo…” o “This is me… “. Y nos encanta, es lo único que podemos decir.

Y es que, curioseando sus primeras instantáneas, que de eso va esto de las redes sociales, no sabemos si nos gusta más su amplia sonrisa iluminada o sus grandes ojos marrones, la mayoría de las veces, oculto sobre unas negras gafas de sol. Por no hablar de su corte de pelo casual y moderno o de esa barba perfectamente retocada para que le de esa aire de informalidad que ahora le gusta tanto a los hombres.

Miguel Orval

Pero sería un sacrilegio no seguir bajando por este monumento cordobés, que ya quisiera Medina Azahara tener una estructura tan perfecta como la suya. Y es que tiene uno de esos cuerpos que no son demasiado musculados, pero está lo suficientemente definido para darte cuenta que debajo de esa piel morena andaluza hay una musculatura que apunta maneras y que le da ese aspecto de Adonis del Olimpo.

Y sí, está tatuado, pero de una manera tan discreta y sutil, que tendrás que entretenerte con su cuerpo, si te surge la oportunidad, para descubrir la tinta que decora su piel y con qué motivo. Pero, si tuvieses la ocasión de explorar su anatomía, no creo que te entretuvieses buscándole los tatuajes, precisamente.

Miguel Orval

Lo único que no me gusta, por ponerle una pega, es que, siendo andaluz y cordobés, tenga que tener abierto el Google Translate para traducir lo que pone en cada uno de sus post, todos en inglés. De ahí lo que fuese un chico políglota, además de la corriente filosófica de los IG Boy que convierten su día a día en Instagram en un libro diario de Paulo Coelho. Filosofías aparte, es un placer descubrir en las redes sociales el patrimonio humano que tiene Andalucía.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Etiquetas

Fran Ricardo

Periodista y community manager de profesión. Bloguero de afición. Aunque me defino más como un contador de historias que se lo pasa bien hablando de chicos en los vestuarios. Vive y deja vivir, pero sobre todo 'Be yourself'.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X